Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
El sueño de su bebé

Datos básicos

Aprender a cuidar a su bebé puede ser apasionante y difícil al mismo tiempo. Es probable que a los padres les resulte particularmente difícil acostumbrarse al ritmo de sueño de los bebés. La mayoría de los bebés recién nacidos duermen 16 ó 18 horas entre el día y la noche Sin embargo, es probable que duerman a horarios inoportunos para usted. Los bebés recién nacidos tienen un sistema digestivo pequeño, por eso es normal que se despierten cada 3 ó 4 horas para que se los alimente. Entre los 4 y los 6 meses, su bebé puede comenzar a dormir entre 6 y 8 horas por la noche y dos siestas cortas durante el día, lo cual sumaría entre 10 y 14 horas. A algunos bebés les lleva más tiempo establecer esta rutina. Sea paciente con su bebé porque puede tener hambre o necesitar más ayuda.

Cómo dormir a su bebé

  • Los bebés no duermen en cualquier lado. Algunos bebés son más sensibles a la cantidad de ruido o al nivel de luz y pueden tener dificultad para dormir, o pueden dormir durante menos tiempo porque se asustan o se despiertan. Intente dormir a su bebé en un lugar donde haya menos distracciones. Sin embargo, asegúrese de controlarlo/a con frecuencia y de poder escucharlo/a si llora.
  • La seguridad de su bebé a la hora de dormir. La Academia Norteamericana de Pediatría recomienda hacer dormir a los niños boca arriba, sobre una superficie firme, en una habitación que no sea demasiado calurosa, en un ambiente donde no se fume y donde no haya juguetes ni ropa de cama floja. Los juguetes y la ropa de cama floja pueden lastimar a su bebé o dificultarle la respiración. Hacer dormir a su bebé de costado o boca abajo también puede dificultarle la respiración e incluso asfixiarlo/a o provocarle muerte súbita infantil.
  • Es importante fijar un horario para dormir a su bebé. Elabore una rutina para dormir a su bebé que incluya actividades relajantes, como bañarlo/a, acunarlo/a, cantarle o leerle. Esto le ayudará a aprender cuándo es hora de ir a la cama. Trate de ponerlo/a en la cuna justo antes de que se duerma en lugar de dejar que se duerma en sus brazos. Esto le enseñará a dormirse solo/a si se despierta más tarde durante la noche. Aunque a usted puede resultarle difícil, dejar a su niño/a llorar un rato no le hará mal. Generalmente, los bebes van a la cama temprano por la noche. Hacer dormir a su bebé más tarde no necesariamente hará que se despierte más tarde. De hecho, puede ponerse fastidioso/a y costarle más quedarse dormido/a. A medida que su bebé se haga más grande, trate de ir modificando el horario de siesta despertándolo/a cuando duerma mucho por la tarde para que disfrute más el día y duerma más durante la noche.

Cómo calmar a su bebé

En su libro titulado: The Happiest Baby on the Block: The New Way to Calm Crying and Help Your Newborn Baby Sleep Longer ("El bebé más felíz del barrio: la nueva forma de calmar el llanto de su bebé y ayudarlo/a a dormir más") el Dr. Harvey Karp brinda a los padres consejos prácticos para calmar a su bebé. Siga cualquiera de los siguientes consejos para calmar a los bebés que recomienda el Dr. Karp: envolverlo/a, sostenerlo/a de costado o boca abajo, hacer sonidos tranquilizadores, mecerlo/a o ponerle un chupete.

Los cinco consejos prácticos del Dr. Karp:

  • Envuelva a su bebé 1. Coloque una manta cuadrada sobre una superficie plana de manera que quede en forma de rombo. 2. Doble la parte superior de manera que la punta toque el centro de la manta. 3. Coloque a su bebé sobre la manta con el cuello apoyado sobre el borde superior. 4. Baje el brazo derecho de su niño/a para que quede bien derecho a un costado del cuerpo. Baje la manta por encima del hombro derecho cruzándola bien por el cuerpo hasta meterla debajo de la espalda. Debe quedar como la mitad de un pulóver escote en V. 5. Baje el brazo izquierdo de su niño/a para que quede bien derecho contra el costado del cuerpo. Suba el extremo inferior de la manta hasta cubrirle el brazo por encima del hombro izquierdo. 6. Tire del extremo de la manta que se encuentra sobre el hombro izquierdo hasta llegar al pecho de bebé. 7. Tome el último extremo libre de la manta con la mano derecha y estírelo bien hacia su derecha para que no quede nada flojo. Finalmente, ponga esta parte alrededor del bebé y ajústela en la espalda metiendo el extremo en los pliegues de la manta. Practicar la técnica de envolver al bebé primero con una muñeca puede ayudarlo/a a sentirse más seguro/a antes de intentarlo con su hijo/a.
  • Sostenga a su bebé de costado o boca abajo. Haga esto mientras calme a su bebé, ya que probablemente se sienta más seguro/a en esas posiciones. Sin embargo, cuando lo/a acueste en la cuna, póngalo/a boca arriba para que duerma.
  • Haga sonidos tranquilizadores.  Mientras su bebé se encontraba en el útero, escuchaba un sonido constante de movimientos rápidos. Una vez que nació, estos sonidos rítmicos pueden continuar tranquilizándolo/a. Intente utilizar un aparato que haga ruido constante, como el lavavajillas o el lavarropas. Cantarle a su niño/a o poner música suave también puede ayudar a calmarlo/a. Hablarle con tono bajo también puede dar resultado (su voz tranquila puede recomfortarlo/a y hacer que se sienta seguro/a).
  • Acune a su bebé. Como su niño/a se acostumbró a moverse cuando estaba dentro del útero, los movimientos rítmicos y suaves pueden ayudar a calmarlo/a. Intente llevarlo/a a pasear en un cochecito, ponerlo/a en un columpio para bebés o acunarlo/a.
  • Póngale un chupete a su bebé. Cuando su bebé succiona, se activan sus reflejos de tranquilidad. El Dr. Karp sugiere ponerle a su bebé un chupete durante los primeros cuatro meses de vida para calmarlo/a cuando esté molesto/a.

category_51.jpg