Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
La llegada de un/a hermanito/a: Prepárese y prepare a su hijo/a

Un/a nuevo/a integrante en la familia

La llegada de otro bebé a la casa es un acontecimiento emocionante para toda la familia. Sin embargo, se necesita mucha preparación, ya que también es un momento de adaptación para usted y para su hijo/a mayor. Si bien un/a hermano/a es un regalo muy especial que su hijo/a apreciará toda su vida, además de sentirse entusiasmado/a, es posible que se sienta desplazado/a, celoso/a e incluso enojado/a en ciertos momentos. Una buena manera de imaginarse lo que su hijo/a está sintiendo es pensar en cómo se sentiría usted si alguien le dijera que porque la ama tanto, quiere otra persona igual a usted. Mientras prepara su casa para la llegada del bebé, es importante que también prepare a su hijo/a mayor.

Cómo ayudar a su familia a adaptarse

Mantenga informado/a a su hijo/a mayor. Es importante que le diga pronto a su hijo/a que va a tener un/a hermanito/a. No solamente necesita tiempo para adaptarse, sino que además no sería bueno que se enterara por otra persona. Hágalo/a participar desde el comienzo, especialmente si es grande. Llévelo/a al médico con usted, deje que escuche el latido del corazón del bebé y que ayude con los preparativos. Déjelo/a participar en algunas decisiones que usted deba tomar para que se dé cuenta de la importancia de su papel de hermano/a mayor. Sobre todo, asegúrese de comunicarle lo que ocurrirá cuando llegue el gran momento. Por ejemplo, dígale cuánto tiempo usted se irá de casa y dónde se quedará él/ella. Algunos hospitales tienen clases para hermanos y también para padres, así que es buena idea informarse sobre ellas.

Mantenga los ojos y los oídos bien abiertos. Asegúrese de escuchar y observar a su hijo/a durante su embarazo. Pregúntele con frecuencia cómo se siente con respecto al/a la nuevo/a hermanito/a. Hay muchos libros infantiles sobre la llegada de un/a hermanito/a y haciendose un hermano/a mayor que usted puede leerle. Trate de visitar con su hijo/a a una amiga que tenga un bebé recién nacido. Use una muñeca para practicar cómo tener a un bebé en brazos. Cuéntele a su hijo/a historias de cuando él/ella era bebé y muéstrele fotos. Es posible que su hijo/a no tenga interés en hablar sobre el bebé que va a nacer, y eso es normal. Si bien puede tener una regresión o necesitar un poco más de cariño y atención, no rompa las reglas.

Empiece con la transición lo más pronto que pueda. Si su hijo/a tendrá que sufrir cambios como resultado de la llegada de su hermanito/a, por ejemplo, cambiar de habitación, pasar de la cuna a la cama o dejar los pañales, asegúrese de comenzar con la transición lo más pronto posible. Dígale que el cambio se debe a que va a convertirse en un/a niño/a grande y no a la llegada de un bebé. Explíquele que ha crecido y por eso debe probar algo nuevo. Haga hincapié en su independencia, especialmente si el bebé va a dormir en la habitación de usted cuando nazca. Asegúrese de que su hijo/a sepa cómo se comportan normalmente los bebés. Es posible que los bebés no sean muy divertidos al principio, pero aún así necesitan mucho cuidado y atención.

Tenga cuidado con lo que usted hace y dice. Tenga cuidado de no culpar al bebé de sus limitaciones porque, si lo hace, su hijo/a puede enojarse con su nuevo/a hermanito/a antes de que nazca. Por ejemplo, en lugar de decirle a su hijo/a que usted no puede sentarse en el piso para jugar con él/ella porque tiene un bebé en la panza, dígale que no puede sentarse en el piso a jugar porque le duele la espalda. Cuando otras personas la visiten antes y después de que nazca el bebé, asegúrese de que su hijo/a también reciba algo de atención. Por ejemplo, cuando las visitas traigan regalos para el bebé, tenga a mano algunos regalos para el/la hermano/a mayor.

Reserve tiempo para pasar a solas con su hijo/a mayor. Después de la llegada del bebé, asegúrese de reservar algo de tiempo para pasar a solas con su niño/a mayor. Hágale sentir que es el/la hermano/a mayor importante. Hágalo/a participar en un recado o tarea que solamente él/ella y usted compartan. Encárguese usted de llevarlo/a a la cama, bañarlo/a o leerle otro cuento a la hora de dormir. También es buena idea hacer que pase tiempo a solas con su papá o con otro pariente para que se sienta especial.

Ocúpese de sus propias necesidades. Usted estará todavía más agotada con la llegada de su segundo/a hijo/a porque tendrá más de un/a niño/a a quien cuidar. Para evitar tanto agotamiento, puede organizarse de muchas formas antes de que el bebé nazca, por ejemplo, almacene comidas fáciles de preparar, organice la ayuda que recibirá, planifique el cuidado de su hijo/a y tómese tiempo para usted o para compartirlo con otro adulto.


category_52.jpg

1 – 3 Años