Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Su hijo y las redes sociales en línea: Lo que los padres pueden hacer

La variedad y el carácter constantemente cambiante de las redes sociales en línea puede ser algo abrumador para cualquiera, especialmente para los padres, ya que son responsables de garantizar la seguridad de sus hijos. Usted puede proteger a su niño y enseñarle a interactuar y comportarse en forma responsable en línea. Todos los padres deben tener en cuenta los siguientes consejos para proteger y preparar a sus niños para las redes sociales en Internet.

• Hable con su hijo acerca de las redes sociales en línea, lo que puede encontrar allí, y los tipos de información que nunca debe compartir. Hágale saber que puede hablarle de todo lo que vea y que usted le ayudará a garantizar su seguridad y privacidad. Recuérdele que nunca debe intimidar, herir o amenazar a nadie.
• Averigüe cuáles son los sitios y redes sociales en que su niño desea participar. Estos seguramente serán los sitios que usan sus amigos. Dígale que debe pedirle permiso antes de crear un perfil, hacerse miembro o descargar solicitudes para publicar, chatear o seguir a otros niños.
• Revise sus propios perfiles en las redes sociales. Su perfil debe dar el ejemplo del tipo de respeto propio y por los demás que usted desea que su hijo demuestre. Revise su perfil y elimine cualquier material que usted no compartiría con su niño o sus amigos. Esto incluye cualquier comentario negativo que haya hecho en el pasado sobre familiares, vecinos y otros adultos que forman parte de la vida de su hija o hijo. Revise también las páginas que “le gustan” y las personas a las que sigue.
• Haga un contrato para las redes sociales. Es importante que establezca reglas para el uso de las redes sociales. Un buen contrato debe incluir las expectativas respecto de cómo mantener la privacidad, el tipo de contenido que su niño se compromete a no publicar, y las consecuencias de no cumplir con el contrato. Las reglas también deben establecer qué ocurrirá si el uso de las redes sociales empieza a afectar el rendimiento escolar, los deportes, la vida en familia u otras actividades de su hija o hijo.
• Conozca la jerga. La conveniencia y la popularidad de los mensajes de texto han cambiado la forma en que nos comunicamos y nos relacionamos. Cuando los niños hablan en línea, las abreviaturas y la jerga suelen ser parte de la conversación. En lugar de dedicar tiempo a buscar en Internet cada término nuevo y su definición, pídale a su hijo que le explique lo que ha visto y sabe.
• Enséñele a su niño a proteger firmemente su privacidad. Conviértase en un experto en las configuraciones de privacidad y notificaciones de las redes sociales que su niño usa y actualícelas con frecuencia. Enséñele a pensar bien en lo que publicará, enviará o comentará, antes de hacerlo. Recuérdele a menudo que nunca debe publicar nada en línea que no anunciaría públicamente a toda la escuela, y que todo lo que publique podría permanecer en línea para siempre.
• Sólo permita que su niño participe en redes sociales en las que cumple con el requisito de edad mínima. Asegúrese de que tenga la edad suficiente para participar en cada una de las redes sociales en la que tenga actualmente un perfil. Si no es así, suprima la cuenta lo más pronto posible. Aunque parezca una medida extrema, esto ayudará a que su niño comprenda la importancia de respetar las reglas de las redes sociales.
• Esté atento a las señales de advertencia de que su niño está compartiendo demasiada información. Si su hija o hijo se muestra reservado, usa las redes sociales en forma obsesiva, pasa muchísimo tiempo en línea a altas horas de la noche o se aisla socialmente y tiene pocos amigos, posiblemente esté compartiendo demasiada información en línea.
• Ayude a su niño a encontrar un equilibrio. Aunque las redes sociales pueden fortalecer las amistades y ayudar a su hija o hijo a mantenerse informado de lo que ocurre en la comunidad, no deben ser un sustituto de las relaciones cara a cara y las actividades que necesita. Aliéntelo a hacer otras cosas. Esto puede requerir que limite el tiempo que le permite pasar en línea.


category_56.jpg

12 – 15 Años