Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Los festejos de Año Nuevo: consejos para padres de adolescentes

Mantenga la seguridad de su hijo/a adolescente durante los festejos de Año Nuevo

La vida social es muy importante para los adolescentes cuando están asistiendo a la escuela media y secundaria. Es muy probable que su hijo/a ya no quiera recibir el Año Nuevo con la familia, sino que quiera estar con sus amigos. Si bien usted quiere que su hijo/a se divierta, es importante que sepa algunas cosas con respecto a la seguridad en Año Nuevo y en otros momentos del año:

  • De acuerdo con el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism ("Instituto Nacional para el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo"), los adolescentes son más propensos a consumir drogas o alcohol cuando están con amigos y personas de su misma edad.
  • Según la National Highway Traffic and Safety Administration ("Administración Nacional para la Seguridad en el Tránsito por Carretera"), los adolescentes de entre 15 y 20 años conforman la categoría de edad que más accidentes automovilísticos sufre. Tales accidentes son la causa principal de muerte en esa categoría de edad.
  • Según Mothers Against Drunk Driving ("Madres Contra Conductores Ebrios") y el National Safety Council ("Consejo Nacional de Seguridad"), la época de las fiestas, especialmente la comprendida entre Acción de Gracias y Año Nuevo, constituye el periodo del año en el que más adolescentes y personas en general sufren accidentes automovilísticos. Esto se debe principalmente al consumo de alcohol.

Hable con su hijo/a: lo permitido y lo prohibido en las fiestas

  • Elabore reglas familiares. Establezca algunas reglas básicas sobre el consumo de drogas y alcohol y las consecuencias que acarrea. El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism facilita algunos ejemplos a los padres, entre ellos, informarle a su hijo/a que es ilegal consumir alcohol antes de los 21 años, decirle que tiene prohibido beber hasta que cumpla 21 años, pedirles a los hermanos mayores que no animen a sus hermanos menores a beber, pedirle a su hijo/a adolescente que se retire de las fiestas en las que haya alcohol y aconsejarle que no se suba a un automóvil con una persona que ha estado bebiendo.
  • Dígale a su hijo/a la verdad sobre el alcohol. Hable con su hijo/a sobre lo que él/ella cree con respecto al consumo de alcohol. Existen muchos mitos que su hijo/a puede haber escuchado y que quizá usted tenga que aclarar. Por ejemplo, puede haber escuchado que es mejor beber cerveza, que el café quita la borrachera o que lo peor que puede pasarle es tener una resaca. Ingrese en Mothers Against Drink Driving para obtener una lista de los mitos comunes sobre el alcohol entre adolescentes.
  • Controle lo que hace su hijo/a. Dígale a su hijo/a que invite a sus amigos cuando usted está en su casa, así puede conocerlos. Manténgase informado/a sobre las actividades de su hijo/a, los planes que tiene y adónde irá. Conozca a las personas con quienes estará y pregunte qué tipo de supervisión habrá. Fije un horario para que vuelva a casa y averigüe quién conducirá si lo/a traerán en coche. Si usted guarda alcohol en su casa, controle la cantidad que tiene. Relaciónese con los padres de los mejores amigos de su hijo/a. Es muy probable que piensen igual que usted y tengan reglas similares con respecto a la hora para regresar a casa, las fiestas y el consumo de alcohol y drogas.
  • Infórmese sobre el lugar donde se reunirán. Si su hijo/a está invitado/a a una fiesta, asegúrese de que haya un adulto presente y que esté prohibido el consumo de alcohol. Asegúrese de tener la dirección y el número de teléfono de la casa y de que su hijo/a pueda comunicarse con usted si fuese necesario. Dígale a su hijo/a cuándo lo/a recogerá o cuándo debe volver a casa. Además, pídale que lo/a despierte si usted está durmiendo cuando vuelve.
  • Haga una fiesta. Si su hijo/a le pide que haga una fiesta, ponga reglas claras con anticipación. Pídale que haga una lista de invitados, pero póngale un límite de personas. Entre 10 y 15 adolescentes puede ser más que suficiente para un solo adulto. No sirva alcohol ni permita que traigan alcohol a su casa, y esté atento/a a los signos de que se está consumiendo alcohol. Como adulto, usted es responsable de cualquier cosa que le pase a un menor que consuma alcohol en su casa. Fije un horario de finalización de la fiesta y asegúrese de que los invitados vuelvan a sus casas en un transporte seguro. Finalmente, déjese ver pero no participe en la fiesta.
  • Elabore un plan. Más allá de las reglas que usted haya puesto en su casa o de que su hijo/a adolescente sepa que beber alcohol es ilegal, existe la posibilidad de que se comporte de manera imprudente cuando él/ella esté con sus amigos. Prepárese para ello elaborando un plan con su hijo/a para cuando él/ella se encuentre en estas situaciones. Por ejemplo, Students Against Destructive Decisions (SADD) ("Alumnos Contra las Decisiones Destructivas"), antes conocido como Students Against Drunk Driving ("Alumnos Contra Conductores Ebrios"), recomienda a los padres y a los hijos que firmen ‘Contratos para la vida’ (Contracts for Life). SADD considera que la comunicación entre padres e hijos es importante para garantizar que los adolescentes tomen decisiones sanas. Este documento, cuya copia está disponible en: http://www.sadd.org/contract.htm, establece que un/a niño/a hará todo lo que pueda para evitar consumir alcohol y drogas, para evitar conducir después de haber bebido o haberse drogado o para evitar subirse a un coche con una persona que ha bebido o se ha drogado. También establece que se pondrá el cinturón de seguridad. Como padre o tutor, su firma en el documento garantiza que comprenderá a su hijo/a adolescente y se comunicará con él/ella, que se encargará de transportarlo/a a su casa de manera segura y cada vez que sea necesario y que postergará toda charla para cuando se pueda hablar con calma y racionalmente. Usted también puede comprometerse a usar cinturón de seguridad y a buscar un medio de transporte seguro con una persona sobria para volver a su casa cuando lo necesite.

category_57.jpg

16 – 18 Años