Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo preparar a su hijo/a para el jardín de infantes

Comenzar el jardín de infantes es una transición grande pero emocionante en la vida de un/a niño/a. Este cambio puede provocarles miedos y estrés tanto a usted como a su hijo/a, especialmente si es la primera experiencia de su hijo/a en la escuela. Sin embargo, si usted toma algunas medidas para prepararse y preparar a su hijo/a para esta nueva experiencia, puede aliviar un poco la ansiedad y lograr que su hijo/a empiece las clases de una manera genial.

 

Comience a hablar del jardín de infantes pronto. Háblele del jardín de infantes unas semanas antes de que comiencen las clases. Cuéntele a su hijo/a todas las cosas positivas y emocionantes del jardín de infantes, pero también escúchelo/a y conteste sus preguntas. Esté atento/a a las emociones que exprese, como entusiasmo, miedo, ansiedad y confusión. No conteste solamente sus preguntas, sino también consuélelo/a y tranquilícelo/a para ayudarlo/a a sentirse más seguro/a con respecto a ir al jardín de infantes.

Visiten el jardín. Averigüe si la clase del jardín de infantes de su hijo/a ofrece un día de orientación o de visita. Usted y su hijo/a pueden conocer al maestro, a otros niños que estarán en la clase y a otros padres. Además, pueden averiguar qué horario diario tendrá su hijo/a. Si no hay un día de orientación, lleve a su hijo/a al jardín, caminen por los patios juntos y jueguen en el patio de recreo.

Conozcan a otros niños que irán al jardín de infantes. Si es posible, organice una reunión de juego o dos con niños que estarán en la clase de su hijo/a. Es posible que usted ya conozca familias con niños que tienen la misma edad que el/la suyo/a o que conozca a algunas cuando visite el jardín. También puede preguntarle al maestro si hay familias que vivan cerca de donde vive usted o que también sean nuevas en la escuela. De esta forma, no todas las caras del aula serán desconocidas cuando su hijo/a vaya al jardín el primer día, y usted puede conocer a otros padres con quienes intercambiar experiencias.

Establezca una rutina. Durante las semanas anteriores a que su hijo/a comience el jardín de infantes, establezca una rutina para los días de clase. Acueste a su hijo/a como si al otro día tuviera que ir a la escuela y despiértelo/a a la mañana para que se prepare (se vista, desayune y se lave) como si fuera una mañana de clase. Si esta es la primera experiencia de su hijo/a en un entorno escolar, elabore un horario para el día similar al que tendrá que respetar en el jardín para que se acostumbre a la estructura. Si su hijo/a va a llevar el almuerzo o una merienda al jardín, asegúrese de que los recipientes o envases sean fáciles de abrir y cerrar. Si su hijo/a lleva una mochila al jardín, asegúrese de que le calce bien y pueda ponérsela y sacársela fácilmente.

Practiquen actividades diarias. Si su hijo/a nunca fue a la escuela, es aconsejable practicar con él/ella algunas cosas durante las semanas anteriores a comenzar el jardín de infantes. Si no está seguro/a de si su hijo/a puede ir al baño solo/a, sacarse y ponerse los zapatos o ponerse el abrigo, puede practicar estas cosas con él/ella. Pregúntele al maestro qué espera que su hijo/a sepa hacer y avísele si hay algo con lo que tiene dificultad.

Dele tiempo. Lleguen a la escuela con mucha anticipación el primer día, especialmente si es la primera experiencia escolar de su hijo/a. Cuando llegue el momento en el que usted deba irse, asegúrese de despedirse. Irse a escondidas de la clase cuando su hijo/a no está mirando hará que la transición sea mucho más difícil para él/ella, y además puede asustarse cuando se dé cuenta de que usted no está. A algunos niños les lleva más tiempo que a otros adaptarse y sentirse cómodos con la nueva rutina escolar. Esté preparado/a para que su hijo/a tenga altibajos durante las primeras semanas. Si a usted le da mucho trabajo la transición o si tiene preguntas sobre cómo va todo, pídale algunas ideas al maestro de su hijo/a.


category_53.jpg