Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
La crianza de un niño en edad preescolar

El niño en edad preescolar está desarrollando su sentido de independencia
Si usted es padre o madre de un niño preescolar, seguramente escucha muchas respuestas como, “¡No!” o “¡Puedo hacerlo solo!”, a medida que su hija o hijo empieza a querer más independencia. A esta edad, su niño aprende algo nuevo cada día y usted puede apoyar su desarrollo dejando que tome algunas decisiones pequeñas, haciendo actividades divertidas y ayudándole a explorar cosas nuevas.

Consejos para que las actividades sean divertidas para toda la familia
Ofrézcale opciones a su niño. Si le pregunta a su niño qué ropa quiere ponerse, seguramente estará propiciando una mañana de berrinches cuando él o ella elija ropa de verano en pleno invierno y usted tenga que decirle que no. Ayúdele a tomar algunas decisiones pequeñas ofreciéndole alternativas, por ejemplo, dejar que escoja entre dos prendas, o entre cereal o tostadas para el desayuno.
Deje que su niño intente hacer cosas. Tenga paciencia. Por ejemplo, tal vez necesite varios intentos hasta lograr atarse los cordones de los zapatos. Compre ropa que su niño pueda ponerse y sacarse solo fácilmente, como pantalones con cintura elástica o suéters sin botones. Si se frustra, ayúdelo mostrándole las tareas difíciles paso a paso y alábelo cuando las complete. Y lo más importante: recuerde que un poco de humor puede convertir un momento difícil en algo divertido. Si el niño se niega a ponerse un abrigo, póngaselo al perro. ¡La distracción y las risas quizás logren que se lo ponga rápidamente y sin protestar!
Explique sus expectativas claramente y hable con autoridad. Los niños de edad preescolar necesitan instrucciones claras. Por ejemplo, al decirle, “Veo que guardaste algunos juguetes, pero me gustaría que guardes todos en la caja”, le explica claramente lo que quiere que haga y al mismo tiempo elogia la buena conducta. En cambio, si dice, “Este cuarto todavía está desordenado”, no establece expectativas específicas y el mensaje es negativo. Además, a esta edad los niños necesitan límites. Dígale a su hijo o hija lo que puede esperar y lo que usted espera de él o ella con las tareas del hogar que puede y debería hacer, así como las consecuencias si no le hace caso.
Manténgalo ocupado. El niño preescolar está activo y siempre necesita estar ocupado haciendo algo. Por suerte, para buscarle actividades no tiene que ir muy lejos. En este artículo podrá encontrar juegos y maneras fáciles de lograr que su niño colabore en las actividades diarias.
Ayude a su niño con las transiciones. A esta edad, los niños todavía necesitan saber qué esperar de cada día. Aunque si hija o hijo tenga una rutina, necesita tiempo para prepararse para las diferentes actividades, como ir a la escuela. Usted puede facilitar estas transiciones hablándole. Por ejemplo, dígale que le quedan diez minutos para jugar y que luego lo tendrá que llevar a la escuela. Y asegúrele que lo recogerá después del horario de descanso.
Háblele y léale a su niño. La mejor manera de apoyar el aprendizaje de un niño preescolar y de pasar tiempo de calidad juntos es conversar y leerle. Aproveche actividades como los viajes en auto o tren para hablar de cómo le ha ido ese día o del paisaje. Llévelo a la biblioteca y ayúdele a escoger libros que puedan leer juntos. Y por supuesto, haga que la lectura forme parte de la rutina de acostarlo a dormir, aun si le pide que lea el mismo libro todas las noches. ¡Quizás se convierta en el momento favorito del día incluso para usted!


category_53.jpg