Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo disciplinar a su hijo/a de manera eficaz

Es fundamental saber cómo decir las cosas

Todos los padres se cansan de gritar y repetir lo mismo para darles a los niños las mismas lecciones y enseñarles a comportarse como corresponde. Para educar a su niño/a de manera eficaz, es fundamental tener en cuenta la manera en la que usted se comunica (lo que usted dice y cómo lo dice). Eduque a su hijo/a utilizando palabras instructivas y comprensivas, no palabras destructivas e insensibles. Si su niño/a siente que usted lo/a respeta, es más probable que le obedezca.

Cómo educar y orientar a su niño/a de manera eficaz

  • Mantenga la calma. Hablar en un tono neutro le demostrará a su niño/a que usted no ha perdido el control. Su tranquilidad será contagiosa y ayudará a su niño/a a calmarse.
  • Imponga reglas demostrando seguridad. Si quiere que su hijo/a coma sólo dos galletas o mire la televisión sólo por una hora, deje en claro que esas son las reglas de la casa y hágalas cumplir de manera uniforme y demostrando seguridad.
  • Céntrese en su niño/a. Diga el nombre de su hijo/a cuando dé una orden y mírelo/a directamente.
  • Elogie el buen comportamiento. Utilice elogios específicos que reiteren lo bueno que hizo su hijo/a y lo que significó. “Gracias por quedarte tranquilito/a y leer mientras yo vestía a tu hermana. Nos puso a todos muy contentos y pudimos hacer todo lo que necesitábamos hacer.   Te estás convirtiendo en un/a buen/a lector/a”.
  • Recuérdele con amabilidad lo que debe hacer.   Hágalo en momentos adecuados. Cuando su hijo/a salga del baño, recuérdele que debe colgar la toalla.
  • Ofrézcale opciones. En lugar de decirle siempre a su hijo/a que no haga algo, ofrézcale opciones, por ejemplo: "¿Te quieres poner las medias o la camisa primero?". Asegúrese de que usted estará conforme con cualquiera de las opciones que su hijo/a elija.
  • No use preguntas, sino afirmaciones. Si usted le pregunta a su hijo/a: "¿Estás listo/a para ir a la cama?", está dejando que decida él/ella, por lo tanto, la respuesta más probable será: "¡No!". En lugar de preguntar, simplemente diga: "¡Es hora de ir a la cama!"
  • "Cuando hagas tal cosa, podrás hacer tal otra". Diga a su niño/a que cuando haga algo que indique buen comportamiento (guarde un juguete, termine la tarea o se lave los dientes), podrá hacer algo que desee (comer una galleta, mirar la televisión, llamar por teléfono a un/a amigo/a).
  • Dígale a su hijo/a que usted contará hasta diez y explíquele lo que él/ella debe hacer durante la cuenta regresiva. A los niños generalmente les gustan los desafíos de lograr algo en un tiempo determinado. Además, la cuenta regresiva le permitirá a usted mantener la calma.
  • Anime a su hijo/a a contribuir. Resuelva una situación con su hijo/a preguntándole cómo solucionaría el problema. Luego escuchélo/a y trabajen juntos para resolver el inconveniente.
  • Diga "por favor" y "gracias". Así no sólo ayudará a su niño/a a incorporar estos términos importantes en su vocabulario, sino que también le proporcionará un ambiente de civismo y amabilidad.
  • Use mensajes claros y específicos. Dé órdenes específicas a su hijo/a diciendo: “La cena está casi lista. Por favor, apaga la televisión, lávate las manos y ven a la mesa.”
  • Los mensajes cortos son más eficaces. En la mayoría de los casos, una o dos frases tendrán mejor resultado que un sermón. “Ponte el abrigo o llegarás tarde a la escuela.”
  • Utilice frases que se refieran a usted en lugar de a su hijo/a. No critique al/a la niño/a, sino al comportamiento del/de la niño/a. En lugar de decirle: "Tú me haces sentir muy triste cuando no guardas tus juguetes", diga: "Yo me pongo muy contento/a cuando guardas tus juguetes después de jugar."
  • No le dé demasiadas órdenes juntas. Cuando su hijo/a termine una tarea, indíquele cuál es la siguiente, así evitará agobiarlo/a.

category_55.jpg

9 – 11 Años