Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo preparar a su hijo/a para la escuela media

El paso de la escuela elemental a la escuela media puede ser una gran transición. Su hijo/a no solamente pasará de ser el/la más grande de la escuela elemental a ser el/la más pequeño/a de la escuela media, sino que también experimentará otros cambios porque entrará en sus primeros años de adolescencia. Puede estar en una escuela nueva con alumnos nuevos y más grandes, maestros nuevos y una nueva manera de hacer las cosas, lo cual puede causarle miedo y ansiedad. Aunque su hijo/a ya no es su bebé, hay medidas que usted puede tomar para ayudarlo/a a atravesar este momento difícil y lograr que sus primeros años de adolescencia sean geniales.

Hable con su hijo/a preadolescente. Trate de averiguar cómo se siente su hijo/a con respecto a empezar la escuela media. Escuche sus preguntas y contéstelas. Tranquilícelo/a diciéndole que es normal estar nervioso/a. Comuníquele que creció y que usted está seguro/a de que puede pasar esta nueva experiencia, pero dígale que aún puede recurrir a usted. Trate de no demostrar ansiedad porque su hijo/a irá a la escuela media. Si él/ella lo/a escucha decirle a los demás que está preocupado/a, puede sentirse más ansioso/a. Si su hijo/a tiene hermanos más grandes, primos o amigos de la familia que ya fueron a la escuela media, pídales que le cuenten a su hijo/a sobre sus experiencias. A veces las conversaciones con otro/a niño/a pueden ser eficaces para calmar preocupaciones. Averigüe qué tipo de actividades extracurriculares ofrece la escuela de su hijo/a y hable con él/ella para decidir en qué le gustaría participar, por ejemplo, en deportes, en una banda, en el centro de estudiantes, en teatro, etc. Esto puede ayudarlo/a a relacionarse con otros niños y a entusiasmarse con el año escolar que está por empezar.

Asistan al curso de orientación. La mayoría de las escuelas tienen un día de orientación para los alumnos nuevos. Su hijo/a puede recorrer la escuela, conocer a los maestros y a otros alumnos y obtener un poco de información sobre cómo será ir allí. Puede caminar por las salas y ver dónde se encuentran las aulas, los casilleros escolares, los baños y la cafetería. Si la escuela ofrece un curso de orientación o un horario de visita para padres, trate de ir y conocer a los administradores de la escuela y a los maestros. Ellos ya han pasado por esto y pueden ayudarlo/a a saber cómo responderá su hijo/a durante su experiencia en la escuela media. No tenga miedo de contactarlos en cualquier momento durante el año escolar.

Dele tiempo a su hijo/a para la transición. Aunque saben que se acerca el momento de ir a la escuela, a los niños más grandes todavía les cuesta volver a adaptarse al horario escolar. Prepare a su hijo/a unas semanas antes de que comiencen las clases. Establezca un horario para ir a la cama los días de clase y despiértelo/a a la hora que debe levantarse para ir a la escuela. Ayude a su hijo/a a organizarse consiguiendo al menos las cosas básicas, aunque aún no sepa exactamente qué útiles escolares necesitará. Elabore un plan para los almuerzos, por ejemplo, asegúrese de que su hijo/a tenga dinero para los almuerzos o pídale que ayude a preparar el almuerzo. Hablen con anticipación sobre el horario para los días de clase, desde el tiempo para usar la computadora y mirar la televisión hasta la hora de hacer la tarea, así tendrán menos discusiones.

Adáptense a las exigencias académicas. Es muy probale que su hijo/a tenga más tarea para hacer en la escuela media que la que tenía en la escuela elemental, y que las penalizaciones por olvidarse de hacer la tarea sean más severas. Háblele de algunas maneras de mantenerse organizado/a, como verificar una lista de tareas antes de dejar su casillero todos los días o preparar su bolso de libros la noche anterior y asegurarse de que tiene todo lo que necesita para el día siguiente. Usted puede averiguar en la escuela cuánta tarea le darán a su hijo/a, cuánto tiempo debe llevarle hacerla y cómo puede obtener más ayuda si le cuesta hacer la tarea. Los niños de esta edad no brindan mucha información, pero trate de preguntarle qué hizo en las clases cada día y qué tarea tiene que hacer.


category_55.jpg

9 – 11 Años