Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Atención prenatal

¡Felicitaciones! ¡Va a tener un bebé! Es importante que empiece a recibir atención prenatal ni bien sospeche que está embarazada. De esta manera los profesionales de la salud podrán seguir de cerca su salud y la del feto, detectar los problemas posibles antes de que se vuelvan serios, y usted podrá seguir el desarrollo de su bebé. Un médico de familia, un obstetra o una enfermera partera puede ofrecerle la atención prenatal. También puede darle información sobre nutrición y actividad física, explicarle qué esperar con respecto al trabajo de parto, ofrecerle asesoramiento y apoyo, y enseñarle habilidades básicas para el cuidado de su recién nacido. La atención prenatal es muy importante. Los bebés de madres que no reciben atención prenatal tienen una probabilidad tres veces mayor de tener bajo peso al nacer y una probabilidad cinco veces mayor de morir, que las madres que reciben atención prenatal.

Qué esperar

 Durante las visitas rutinarias de atención prenatal, su médico o partera le hará pruebas de sangre, tomará muestras de orina, medirá su peso y presión arterial y evaluará la posición del feto y si usted necesita vacunas. En su primera visita, su médico tal vez pueda calcular su fecha de parto y usted podrá comenzar su cuenta regresiva oficial. También le harán muchas otras pruebas. Las más comunes son la ecografía y la amniocentesis.

Ecografía: Usted seguramente ha oído la palabra “ecografía”. En la atención prenatal, las ecografías forman parte de la atención de rutina, ya que generan imágenes que ofrecen información sobre las dimensiones del feto y su mundo en el útero. Alrededor de las semanas 18 a 20, la ecografía permite ver detalladamente al feto, identifica los embarazos múltiples, detecta los principales defectos congénitos y revela el sexo del bebé. El procedimiento puede repetirse en otros momentos, según sea necesario. El profesional de la salud hace la ecografía moviendo por el abdomen un dispositivo manual  llamado transductor o introduciendo una sonda en la vagina. El transductor o la sonda emite ondas sonoras que generan una imagen del bebé en la pantalla del monitor.

Amniocentesis: La amniocentesis permite identificar el síndrome de Down y enfermedades genéticas. También puede mostrar si los pulmones del feto están suficientemente fuertes como para respirar normalmente después del nacimiento. La amniocentesis se hace generalmente entre las semanas 15 y 20. Para esta prueba, su profesional de la salud toma muestras de células del útero para examinarlas. Este procedimiento se recomienda para mujeres mayores de 35 años de edad, para las que tienen antecedentes familiares de problemas genéticos y para las que han tenido un hijo con un defecto de nacimiento. Después de esta prueba, su médico o partera tendrá mejor información para decidir qué método de parto es el más indicado para usted y su bebé.

Otras pruebas comunes:

  • Muestra de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés)
  • Prueba de detección de portadores de fibrosis quística
  • Prueba de glucosa
  • Análisis de sangre materna
  • Cordocentesis (muestra percutánea de sangre del cordón umbilical)

 

Plan de atención prenatal: Si su médico o partera determina que su embarazo es de alto riesgo, la atención prenatal generalmente es más frecuente. Sin embargo, lo más común es recibir atención prenatal:

  • Aproximadamente una vez por mes durante los primeros seis meses del embarazo
  •  Cada dos semanas durante el séptimo y el octavo mes del embarazo
  • Semanalmente durante el noveno mes del embarazo

Otros aspectos de la atención prenatal: Aparte de hacer pruebas, su profesional de la salud ayudará a asegurar que usted y su bebé se mantengan saludables durante el embarazo dándoles vitaminas prenatales. También hablará con usted sobre su plan de parto y le ayudará a decidir dónde dar a luz y qué preparativos necesita, por ejemplo, clases de preparación para el parto. Es importante que usted tenga un médico o una partera en quien confíe y que sea una fuente de apoyo. ¡No dude en hacer preguntas! Cada práctica y cada profesional puede tener una forma ligeramente diferente de hacer las cosas. Es importante que usted siga el plan y las indicaciones que él o ella le sugiera.

 

 

 

 


category_59.jpg