Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Crecimiento y desarrollo fetal

Ya sea si usted será madre primeriza o es una experta madre de tres que espera un nuevo "retoño", es importante que entienda cómo crece y se desarrolla el bebé durante los nueve meses que pasa dentro de su cuerpo. El embarazo puede parecer complicado e incluso misterioso, pero cuanto mejor comprenda lo que ocurre semana a semana, más fácil le resultará. El embarazo suele durar unas 40 semanas contando a partir del día del último período menstrual normal. Las semanas pueden agruparse en tres trimestres.

trimestre (semanas 1 a 13)

El desarrollo de su bebé comienza en el momento en que un espermatozoide fecunda un óvulo en una de las trompas de Falopio. El óvulo fecundado luego se desplaza por la trompa de Falopio hasta el útero. En el útero, el óvulo se divide rápidamente en células que se convierten en el embrión y en las que actúan como grupo externo para nutrirlo y protegerlo.

Alrededor de la cuarta semana comienza a formarse la placenta, a través de la cual el feto se desarrolla y recibe nutrientes. Para la quinta semana, el embrión ya tiene el tamaño de la punta de un bolígrafo. Aun siendo tan pequeño, se produce un desarrollo importante: ¡empiezan a formarse el cerebro, la médula espinal, los pulmones y el corazón!  En la sexta semana, aparecen signos de los ojos, la nariz y las orejas, junto con brotes pequeños que pronto se convertirán en brazos y piernas. Para la semana 11, el embrión puede considerarse un feto porque ya están presentes todos los órganos principales. Al final del primer trimestre, el rostro tiene un perfil humano, se desarrollan las uñas y comienzan a formarse los órganos genitales externos.

trimestre (semanas 14 a 27)

Para la semana catorce, los brazos están completamente desarrollados y se forman más glóbulos rojos en diferentes órganos. A esta altura del embarazo o al poco tiempo, los órganos genitales se han desarrollado y son evidentes. Tanto es así que usted puede averiguar el sexo de su bebé.

En las semanas siguientes, el feto tiene una apariencia cada vez más humana: los ojos apuntan hacia adelante, las orejas llegan a su posición, el esqueleto se convierte en hueso y se almacena grasa debajo de la piel. Aunque usted no lo note o sienta, los movimientos fetales aumentan y su bebé ya puede hacer expresiones faciales. Para la semana 18, el feto comienza a oír sonidos como los de su cuerpo, su voz y sus conversaciones, así como los ruidos fuertes.

¡Felicitaciones! Ha recorrido la mitad del camino y ahora le quedan 20 semanas de embarazo. Durante las últimas semanas del segundo trimestre, se desarrollan las papilas gustativas en la lengua, huellas dactilares en las manos y los pies, pelo en la cabeza, y el feto duerme y se despierta con regularidad. Para el final del segundo trimestre el feto pesa unas 2 libras y explora activamente el “universo acuático” que usted tiene en el vientre.

trimestre (semanas 28 a 42)

¡Bravo! El final de su embarazo se acerca, pero el feto sigue desarrollándose en preparación para la vida fuera del útero. Durante las primeras semanas del tercer trimestre, comienza a almacenar los minerales necesarios para ser fuerte y saludable: hierro, calcio y fósforo. Su bebé atravesará un período de desarrollo cerebral rápido que le permitirá regular la temperatura corporal. Además, comenzará a abrir y cerrar los ojos y será capaz de seguir una fuente de luz con la vista.

Para la semana 32, aunque los pulmones no están totalmente desarrollados, empieza a practicar la respiración en preparación para respirar solo. Además, puede estar más activo y es probable que usted sienta patadas y puñetazos enérgicos mientras se mueve en el útero.

Alrededor de la semana 36, el feto empieza a aumentar de peso a un ritmo rápido: aproximadamente media libra (unos 200 gramos) por semana durante el mes siguiente. Con semejante crecimiento, el movimiento puede disminuir porque apenas queda espacio para moverse en el útero. Tal vez le pregunten si el bebé “ha descendido”. Esto significa que se ha desplazado hacia abajo en dirección al canal del parto y que está con la cabeza hacia abajo. Su médico podrá confirmarle si ha descendido. Además, en ambos sexos hay pequeños brotes mamarios y el cabello es más grueso que antes.

En la semana 37, se considera que el embarazo ha llegado a término, es decir, que faltan pocas semanas para el nacimiento. La piel del bebé está cada vez más rosada y pierde su apariencia arrugada. El cerebro y el sistema nervioso siguen desarrollándose más y más cada día. El bebé puede parpadear, responder a la luz y sus pulmones están casi totalmente desarrollados. Como el nacimiento se aproxima, el feto cambia de posición en preparación para el trabajo de parto.

¡Felicitaciones! Falta poco para que dé a luz y tenga a su pequeño en brazos. Y no se preocupe si su bebé llega una o dos semanas antes o después de la fecha anticipada, esto es bastante común.


category_59.jpg