Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo reducir el estrés de viajar con su niño/a pequeño/a

Los pasajeros impacientes

Viajar con su niño/a pequeño/a puede ser muy estresante. Los niños pequeños son impacientes y no les gusta quedarse quietos por mucho tiempo. En consecuencia, ir a algún lado con su hijo/a se transforma en un desafío. ¡Pero no se rinda! Recurra a su conocimiento de lo que a su hijo/a le gusta y lo/a pone contento/a. De esta manera, podrá mantenerlo/a entretenido/a y usted tendrá menos estrés cada vez que deba ir a algún lado, ya sea en coche, autobús o tren. Y recuerde: su niño/a es pequeño/a, así que no espere que sea el/la pasajero/a perfecto/a y que se quede en silencio admirando el paisaje. Déjelo/a gastar energía cada vez que pueda. Es posible que su niño/a se ponga fastidioso/a y proteste, pero mantenga la calma y recurra a estos consejos para aliviar la situación y tranquilizar a su pequeño/a.

Consejos para viajar con su niño/a pequeño/a

  • Hable con su niño/a. Hablar de las reglas de seguridad cuando se estén preparando para salir, incluso con los niños pequeños, reafirmará la importancia de ponerse el cinturón de seguridad y la necesidad de permitirle al conductor concentrarse en la ruta, o de quedarse sentado/a en el cochecito cuando viajan en tren o en autobús. Hable con su niño/a sobre cómo las reglas del automóvil, el autobús y el tren son diferentes de las que hay en la casa y en el parque. Nos quedamos sentados, escuchamos, jugamos con nuestros juguetes y esperamos con entusiasmo la llegada al lugar adonde vamos. Elogie a su hijo/a para reforzar su buen comportamiento diciendo cosas como: "¡Me pongo tan contento/a cuando te quedas sentado/a y tranquilito/a!"
  • Trate de mantener todo lo que pueda la rutina normal de su hijo/a.  Si bien puede ser difícil, trate de que su niño/a coma y duerma a la misma hora de siempre. Cuando hagan viajes largos, viajen tarde por la noche o muy temprano por la mañana para aprovechar el tiempo en que su niño/a normalmente duerme.
  • Deje que su niño/a libere algo de energía.   Si están haciendo un viaje muy largo, deténgase mas o menos cada dos horas y deje que su hijo/a se baje del automóvil y camine. Las areas para jugar son estupendos para que su hijo/a descargue la energía acumulada, siempre y cuando usted preste mucha atención a los vehículos que circulan. Haga paradas en restaurantes familiares. Incluso cuando el viaje sea corto, por ejemplo, si usted va al consultorio del médico, trate de llegar temprano para que su hijo/a pueda jugar o corretear un poco y no se ponga fastidioso/a.
  • Prepare un "bolso de viaje" para su niño/a.   Permítale llevar algunos objetos especiales para que los use sólo en el automóvil. Algunos de los objetos que puede llevar son cintas o CD de música, libros ilustrados y un juguete especial (que no sea ruidoso ni moleste al conductor o a los demás pasajeros).
  • Asegúrese de que su hijo/a viaje a la sombra. Antes de viajar, compre cortinas solares para cubrir las ventanas del automóvil, así bloqueará los rayos de sol que podrían molestar a su niño/a durante el viaje. Si va a viajar en transporte público, asegúrese de que el cochecito de su hijo/a tenga una capota para cuando necesiten caminar afuera.
  • Lleve bebidas y refrigerios. Trate de encontrar algunos bebidas y refrigerios que no se derramen ni ensucien, para que ahorre tiempo y no tenga que limpiar. Le recomendamos cajitas de jugo o tazas antivuelco, galletas de arroz, panecillos (bagels), cereal, barras de granola, galletas saladas y pretzels. Si va a viajar en automóvil, recuerde proteger el asiento.
  • Guarde artículos de "emergencia" en el automóvil.  Lleve toallitas húmedas, pañales, mudas de ropa, tiritas (band-aids), agua envasada y cualquier cosa que le parezca necesaria. Si va a viajar en automóvil, debe llevar una linterna y una manta liviana en caso de que se produzca una avería.
  • El/la niño/a que viaja todos los días.  En la actualidad, muchos niños viajan con sus padres todos los días para que los dejen en la guardería cuando van camino al trabajo. Si usted y su niño/a pasan el día separados, aproveche el tiempo de viaje para pasar tiempo especial y productivo con su hijo/a. Es posible que ambos estén agotados, pero cuando vuelvan a casa deberán prepararse para el día siguiente. Cuando recoja a su hijo/a en la guardería, pregúntele a la maestra qué hizo ese día y luego háblele sobre esa actividad cuando estén volviendo a casa. Si usted conduce y no puede mirar a su hijo/a, invente un juego sobre lo que ven por la ventana. Si usted toma el autobús o el tren, aproveche el tiempo de viaje para leer con su niño/a.
  • Respire hondo, relájese y mantenga la calma.   ¡Recuerde que la seguridad está primero!

category_28.jpg