Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo lograr una comunicación abierta y eficaz entre padres e hijos

Escuche más que las palabras de su hijo/a

Gánese la confianza de su hijo/a mediante conversaciones abiertas y eficaces. La comunicación con su hijo/a es una calle de doble mano: como padre, usted no sólo debe ser capaz de hablar, sino también de escuchar muy bien. Escuche la descripción de las hechos que su hijo/a le comunica, pero también conéctese y reconozca las emociones que siente. Usted crea la seguridad y la confianza necesarias para una comunicación abierta y eficaz con su hijo/a cuando le permite expresarse completamente, se centra totalmente en su hijo/a, lo/a escucha y le responde abordando tanto el contenido ("esto es lo que ocurrió") como las emociones (“así es como me sentí”) de lo que su hijo/a le dice.

Comience a escuchar a su hijo/a y a comunicarse con él/ella desde que es pequeño/a. Esto los beneficiará a ambos durante la adolescencia de su hijo/a, etapa en la cual la comunicación puede ser más difícil. De esta manera, su hijo/a sabrá que puede recurrir a usted por cualquier cosa y que usted lo/a escuchará y lo/a ayudará a resolver el problema eficazmente.

Cuando se comunique con su hijo/a...

  • Céntrese en su hijo/a y escúchelo/a. Escuchar bien no es una actividad pasiva, sino muy activa. Ser buen padre implica saber escuchar muy bien.
  • Respete a su hijo/a como la autoridad en su experiencia de vida.
  • Escuche y comprenda la percepción y el conocimiento de las situaciones y de las personas que tiene su hijo/a.
  • Mediante la comprensión de las experiencias, los puntos de vista y el temperamento de su hijo/a, usted puede conocer mejor a su hijo/a y ayudarlo/a más a tomar decisiones acertadas, a relacionarse bien con los demás y a desarrollar su autoestima.
  • Comprenda tanto el contenido (“ésto es lo que ocurrió”) como las emociones (“así es como me sentí”) de lo que su hijo/a le comunica.
  • Responda tanto al contenido como a las emociones que su hijo/a le expresa
  • Reconozca la reacción emocional de su hijo/a mediante frases como: “Eso suena frustrante”, o: “Seguro que eso te dolió.”
  • Identifique el sentimiento de su hijo/a y demuéstreselo.
  • Entienda que el enojo es la reacción típica de los niños y los adolescentes: es posible que su hijo/a no esté enojado/a, sino herido/a o triste, y que lo exprese mediante el enojo.
  • Hable con su hijo/a sobre lo que ocurre e identifique el sentimiento verdadero de su hijo/a.
  • Ayude a su hijo/a a analizar la situación y a controlar el enojo reconociendo cómo se siente verdaderamente.

13.jpg