Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo ayudar a los niños a afrontar un divorcio

Un divorcio nunca es fácil
El divorcio puede ser difícil para toda la familia, tanto para los padres como para los niños. Pero a veces, cuando dos personas tienen diferencias que no pueden resolver, no queda otra alternativa. Lamentablemente, no hay ninguna manera fácil de preparar a los niños para un divorcio. Trate de simplificar las cosas lo más posible, porque lo que más les importa a los hijos es cómo cambiarán sus vidas. Ambos padres deben procurar estar presentes y tratarse con cortesía. Lo más importante es explicar a los niños que el divorcio no es culpa de ellos.

Consejos para ayudar a su familia a hacer frente a estos cambios
Apoye a sus hijos. Los niños reaccionan al divorcio de forma diferente según su edad, personalidad y situación. Algunos necesitan la ayuda de alguien no relacionado con la familia para aceptar el divorcio porque hablar con un padre puede resultarles demasiado difícil. Si a un hijo le cuesta afrontar la situación y no quiere hablar con usted o su ex pareja, considere buscarle un psicólogo para que le ayude a entender sus sentimientos. El pediatra o el consejero escolar de su niño pueden recomendarle uno. Si tiene varios hijos, cada uno puede tener sentimientos diferentes con respecto a la situación o a uno o ambos padres. Mientras que un hermano mayor podría perder la esperanza en un padre que lo decepciona, otro hijo más joven podría seguir admirándolo.

Mantenga la rutina. A sus hijos les resultará más fácil adaptarse a este cambio enorme si usted logra mantener su rutina. Hable con su ex pareja y pónganse de acuerdo en cosas como las obligaciones domésticas, la hora de irse a dormir, el dinero que darán semanalmente, la tarea escolar, el tiempo de televisión y computadora, y hagan cumplir las mismas reglas en ambas casas. Procuren colaborar para que el ambiente en los dos hogares sea lo más parecido posible. Averigüen cuáles son los juguetes favoritos que sus niños tal vez quieran llevar de una casa a la otra o ténganlos en ambos hogares para que sean igualmente acogedores.

Sea flexible. En la mayoría de las familias divorciadas los padres comparten la custodia o un padre tiene la custodia primaria y el otro ve a los niños ciertos fines de semana y feriados. Sea cual sea el arreglo, trate de ser flexible por el bien de sus hijos. Haga lo que sea mejor para ellos y evite disputarse el poder con su ex pareja. Por ejemplo, si a una hija le toca pasar el fin de semana con el papá pero una de sus amiguitas celebra su cumpleaños y el padre vive lejos, traten de cambiar los fines de semana para que la niña no se pierda la fiesta ni el tiempo con su papá.

Respete al otro padre. Aunque usted pueda tener diferencias y desacuerdos con su ex pareja, recuerde que él o ella es el otro padre de su niño. Aun si su ex pareja decepciona a veces a su niño faltando a actividades escolares importantes o cancelando visitas de fin de semana, explíquele que entiende sus sentimientos pero sin decir nada negativo del otro padre. Por ejemplo, dígale que aunque comprende su decepción porque su mamá faltó a la visita del fin de semana, ella lo adora. A medida que su niño crezca se formará sus propias opiniones y definirá su relación con cada uno de ustedes, pero mientras sea pequeño, usted debe esforzarse por apoyar su relación con ambos padres. Si su ex pareja se ausenta constantemente de la vida de su hijo o hija, tal vez le convenga encontrar otra persona adulta que sea un buen modelo y con quien pueda pasar el tiempo.

Cuídese a usted mismo(a). El divorcio también es difícil para los padres. Usted ha pasado de tener un sistema de apoyo interno a ser una madre o un padre solo. Aun si usted antes acostumbraba a cuidar a sus hijos por su cuenta, tenía alguien para compartir preocupaciones y recibir ayuda en una emergencia. Trate de no depender de sus niños para tener compañía y recibir apoyo emocional. Muchas comunidades tienen grupos de apoyo para padres sin pareja. Pida ayuda a amigos y familiares, y de tanto en tanto procure hacerse algo de tiempo para usted mismo(a).


category_35.jpg