Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Mudarse con niños

Cómo ayudar a su familia a adaptarse

A los niños les gustan las aventuras, pero también necesitan estabilidad. Mudarse incluso a un lugar cercano puede implicar un gran cambio. Sin embargo, muchas veces es necesario, y si bien es apasionante, también puede ser estresante. Posiblemente a usted le parezca mejor no decirle a su hijo/a que se mudarán hasta que estén listos para hacerlo. Sin embargo, decirle a su hijo/a sobre la mudanza en cuanto hayan ultimado las cosas evitará que oiga por casualidad e interprete algo fuera de contexto. Además le dará tiempo para acostumbrarse a la idea y superar un poco su ansiedad.

Antes de la mudanza

  • Reconozca los sentimientos de su hijo/a. Es posible que su hijo/a esté molesto/a y quizá ansioso/a por la mudanza. Hable con él/ella y pregúntele cómo se siente. Dígale cómo se siente usted y lo que extrañará. Puede llevar tiempo, incluso bastante tiempo después de la mudanza, hasta que su hijo/a se adapte y se sienta bien. Entienda los sentimientos de su hijo/a pero no se sienta demasiado culpable, porque los niños tienden a pensar en cómo estas situaciones pueden afectarlos en lugar de lo que es mejor para la familia.
  • Mantenga informado/a a su hijo/a. Comparta cada aspecto de la mudanza con su hijo/a. Si es demasiado pequeño/a para entender adónde se van a mudar, muéstrele el lugar en un mapa para que pueda visualizarlo. Haga participar a su hijo/a en la elección del nuevo lugar y luego vayan de visita y decidan dónde colocarán las cosas. Si el nuevo lugar es lejos, tome fotografías cuando usted vaya y muéstreselas a él/ella. Hagan una lista de todas las cosas positivas que tiene el nuevo lugar.
  • Permítale a su hijo/a despedirse adecuadamente. Es normal que los niños estén tristes por tener que dejar un entorno que ya conocen. Organice una fiesta de despedida para su hijo/a. Sugiérale que junte las direcciones de sus amigos para poder mantenerse en contacto y que les tome fotos para poder recordarlos y mirarlas cuando los extrañe. Si es posible, fije una fecha para volver de visita.
  • Prepárese. Aunque es mejor mudarse durante las vacaciones del año escolar, no siempre es posible. Avísele sobre la mudanza al maestro de su hijo/a para que pueda prever malos comportamientos o tristeza de parte de su hijo/a. Averigüe cuál será la nueva escuela y el nuevo maestro de su hijo/a y trate de ir a conocerlos para que la transición académica se realice sin problemas. Si es posible, lleve a su hijo/a a conocer al maestro y a visitar la clase.

Durante la mudanza

  • Evite otros cambios grandes. Trate de no aprovechar esta oportunidad para hacer otros cambios, como comprar una cama y pasar a su hijo/a de la cuna a la cama. Aunque este último podría parecerle un cambio pequeño, combinado con la mudanza puede ser traumático para su hijo/a y dificultarle más las cosas a usted.
  • Deje que se instale su hijo/a primero. En cuanto elija un nuevo lugar, dígale a su hijo/a cuál será su habitación. Es posible que quiera ordenar las cosas de manera distinta, o que quiera que todo esté exactamente como estaba en su habitación anterior. Permítale empacar algunas de sus cosas y desempacarlas cuando llegue a su nueva habitación.
  • Haga participar a su hijo/a. Aunque puede resultarle tentador sacar a su hijo/a del medio durante la mudanza, trate de pensar en algunas maneras de hacerlo/a participar. Por ejemplo, puede pedirle que empaque y desempaque ciertas cosas.
  • Cuídese. Mudarse es una actividad estresante en sí misma, incluso si no tiene niños por quienes preocuparse. Asegúrese de obtener la ayuda que necesita para aliviar su estrés, así tendrá la capacidad de controlar la ansiedad de su hijo/a.

Después de la mudanza

  • Entusiasme a su hijo/a. Si aún no lo han hecho, dejen de desempacar por un momento y tómense un descanso para conocer el barrio nuevo. Hagan una lista juntos de todas las cosas lindas y nuevas. Conozcan a sus vecinos. Trate de conocer personalmente al maestro de su hijo/a y pídale los nombres de algunos de los niños de la clase de su hijo/a para ayudarlo/a a conocerlos antes de que comiencen las clases. Hagan algo especial para celebrar que viven en un nuevo lugar.
  • Mantenga la rutina. Trate de mantener los horarios normales para comer e ir a dormir. Es particularmente importante que se asegure de pasar algo de tiempo en familia durante todo el proceso de la mudanza, así le recordará constantemente a su hijo/a que usted aún está dispuesto/a a apoyarlo/a cuando él/ella lo necesite y que eso no cambiará.
  • Dele tiempo. Los cambios son difíciles para todos, e independientemente de cuánto haga usted antes y durante la mudanza, es normal que su hijo/a esté triste por un tiempo, o incluso que se comporte mal.

category_35.jpg