Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Consejos para papás que viajan

Para los padres o madres que trabajan, los viajes suelen ser parte de sus obligaciones. Es difícil perderse las primeras palabras, las obras de teatro de la escuela o la posibilidad de poner a dormir a un hijo, pero su trabajo es importante porque le permite sustentar a su familia y mantenerla sana y feliz. Aunque sus ausencias pueden afectar a usted y su familia, hay maneras de mantenerse en contacto cuando está de viaje.

Cómo estar presente cuando no está ahí

La comunicación es fundamental. Hoy en día, es fácil mantenerse en contacto desde cualquier sitio. Cuando esté lejos, asegúrese de llamar a su casa al menos una vez al día. Busque un horario regular conveniente para usted y su familia, por ejemplo, antes del desayuno, después de la cena o antes de acostarse, cuando todos puedan estar presentes, escuchar y hablar. Cuénteles a sus hijos detalles de su día y pregúnteles por el de ellos. Otra manera de mantenerse conectados es enviar mensajes diarios de correo electrónico y fotografías del lugar donde está y pedirles a sus hijos que hagan lo mismo. Algunas computadoras y teléfonos permiten transmitir video y ver a la persona con quien se habla. Si no podrá asistir a una obra escolar, competencia deportiva u otro evento importante, averigüe si otro padre puede grabarlo y véalo con su hijo al regresar.

Apoye a su familia. Apoyar a la familia es mucho más que proveer sustento económico. En muchos casos, cuando uno de los padres viaja con frecuencia, suele convertirse en la madre o el padre “bueno”, el que está los fines de semana o trae regalos. Cuando esté en casa e incluso cuando esté de viaje, haga lo posible por desempeñar también el papel del que hace cumplir las reglas del hogar. Apoye a su pareja o cónyuge (o, si es una madre o padre solo, a la persona que cuida a sus hijos) hablándole diariamente y haciéndole saber que puede llamarlo cuando sea necesario. Si tiene pareja o cónyuge, dele un descanso al regresar ocupándose del cuidado de los niños, pero además asegurándose de que usted y su pareja puedan pasar tiempo a solas.

¡Preparados, listos, ya! Antes de salir de viaje, asegúrese de resolver todo lo que pueda requerir su atención durante su ausencia. Por ejemplo, firme los formularios para el campamento o la escuela, infórmese de los eventos o actividades de sus hijos y ayude a su pareja, cónyuge o persona que cuida a sus niños a planear las comidas, el cuidado o el transporte. Muéstreles a sus hijos dónde estará en un mapa y marque en un calendario los días en que se ausentará. Hable con ellos sobre cómo pueden ayudar en la casa y pídales que le hagan caso a la persona los cuide. También puede dejarles notas bajo la almohada o en la caja de cereal para que las encuentren y sientan su presencia.

Hable con su jefe. Ser una madre o un padre que trabaja es algo común en la mayoría de los lugares de trabajo. Hable con su jefe sobre la flexibilidad en general, no sólo cuando esté de viaje. Si tiene hijos, es posible que durante la jornada laboral surjan interrupciones. Esté dispuesto a reciprocar trabajando desde su casa o algunas horas extra en la oficina. A cambio de esto, tal vez le permitan ocuparse de actividades como entrenar al equipo de fútbol de un hijo o quedarse en casa cuando alguien esté enfermo. Trate de hacer viajes cortos. Si debe ausentarse por un período prolongado, intente volver a su casa por el fin de semana.


category_37.jpg