Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
El rol del padre como educador

La importancia de ser padre

Los estudios han demostrado que la buena relación entre padre e hijo/a ayuda a los hijos a responder bien a la hora de desenvolverse y adaptarse, de resolver problemas, de estudiar y de desarrollar relaciones más duraderas. Los padres involucrados también ganan porque gozan de una mejor salud general, mejoran la autoestima y tienen una imagen más positiva de sí mismos. “Los estudios indican que cuando los padres participan en las vidas de sus hijos, se benefician tanto los hijos como los padres", manifestó Suzin Bartley, Directora Ejecutiva del Children’s Trust Fund. "Todos los padres necesitan y merecen tener las habilidades y los apoyos necesarios para ser los mejores padres que puedan ser. Aplaudimos a nuestros padres en el día del padre y durante todo el año porque tienen un trabajo difícil que hacer".

Todo empieza con la participación

  • Comience a participar desde el principio. Usted puede participar en la vida de su hijo/a desde el momento en que se entera de que será padre. Si es posible, vaya con la madre de su hijo/a a las visitas médicas. En ellas podrá escuchar el latido del corazón del bebé, ver una ecografía del bebé y hacer todo tipo de preguntas. Si usted no está acostumbrado a los niños, trate de pasar algo de tiempo con familiares o amigos que tienen niños. Hable con otros padres sobre la experiencia de tener un bebé o lea un libro para prepararse. ¡Los libros no son sólo para las madres! Es natural que los padres primerizos estén preocupados. Nadie sabe lo que está haciendo la primera vez. Es posible que en su comunidad o en el hospital local se dicten cursos para padres primerizos, cursos de preparto u otros cursos para padres y madres o para papás específicamente.
  • Prepárese para los cambios. Tener un hijo/a implica cambios económicos, cambios en el estilo de vida, etc. Los niños son caros, ¡no hay duda sobre ello! Sin embargo, hay ciertas maneras de prepararse para esos gastos. Pregunte a otros padres cuáles son algunos de los gastos que deberá hacer. En algunos trabajos se les permite a los padres tomarse tiempo libre cuando nace el bebé. Pregunte qué política tienen al respecto en su trabajo. Comience a ahorrar en cuanto se entere de que va a tener un bebé. Si está separado de la mamá de su bebé, igualmente debe ayudarla a mantener a su hijo/a. Usted no sólo debe ayudar a mantener a su hijo/a porque se lo exige la ley, sino porque también ello implica que se interesa por sus necesidades diarias y se puede contar con usted. Hable con la madre de su hijo/a sobre cómo compartirán la responsabilidad de cuidar a su bebé. Asegúrense de que ninguno de los dos se agobie y tómense algo de tiempo para ustedes también.
  • Encárguese de tareas específicas. A la hora de cuidar a su hijo/a, hay algunas tareas específicas de las que se encargan los padres o las madres. Una buena manera de establecer un vínculo con su hijo/a desde el comienzo es decidir qué cosas hará usted con él/ella. Por ejemplo, usted puede bañarlo/a, leerle o encargarse de acostarlo/a. Puede elegir un día de la semana para ir a recogerlo/a a la escuela o ser quien lo/a lleve a determinadas actividades.
  • Participe. No importa si usted trabaja o se queda en su casa, si vive con su niño/a o en otro lugar; usted debe saber lo que pasa en la vida de él/ella. Asista a los actos escolares, entérese de sus actividades y de dónde se encuentra y ayúdele con la tarea. Sea el ‘chico bueno’ y el ‘chico malo’, es decir, esté presente en momentos de diversión pero también participe a la hora de disciplinar a su hijo/a e inculcarle responsabilidades y valores.

category_37.jpg