Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Despliegue militar: Qué esperar de su niño y cómo responder

Los despliegues son un momento muy estresante para las familias militares. La separación, los cambios en las rutinas y la ansiedad y preocupación por el padre ausente son sólo algunos de sus efectos. Algunas maneras importantes de ayudar a su niño a desarrollar las habilidades necesarias en este difícil momento son entender cómo puede responder al despliegue y saber cómo ayudarlo a afrontar la separación.

Comprenda los comportamientos y sepa cómo responder

Bebés: Los bebés y niños muy pequeños no tienen suficiente edad como para comprender el motivo de la ausencia. No obstante, sienten el resultado de los cambios en sus vidas. La ausencia de uno de los padres y el consiguiente aumento del estrés para el otro padre pueden hacer que se vuelvan más irritables y difíciles de calmar. La ausencia cambiará las rutinas establecidas y esto puede afectar temporalmente el sueño y la alimentación.
Lo que puede hacer:

  • Busque la ayuda de familiares, vecinos de confianza y amigos con la casa o las compras y los recados para dedicarle la mayor cantidad de tiempo posible a su nuevo bebé. Establezca y mantenga las rutinas lo más posible. Cumplir un horario predecible y responder a las necesidades de su bebé es esencial para la salud y el desarrollo.

Niños pequeños: Para los niños pequeños las rutinas son muy importantes porque les transmiten seguridad. Durante un despliegue militar, las rutinas cambian a medida que el padre a cargo se ajusta a la ausencia. Como resultado, el niño puede sentir miedo, confusión o frustración. Tal vez reincida en conductas superadas como mojarse en la cama o chuparse el dedo. Puede estar triste, retraído o incluso más pegajoso que de costumbre. Algunos niños pueden empezar a dar patadas, morder o gritar al padre a cargo o a otros niños, familiares o personas en sus vidas.
Lo que usted puede hacer:

  • Anticipe los cambios en el comportamiento, pero refuerce las estrategias de disciplina habituales. Dele mucho amor y atención y mantenga las rutinas y los horarios normales lo más posible. Si patea, muerde o grita, dígale con firmeza que esa conducta no es aceptable. Haga cumplir la disciplina en forma consecuente, justa y apropiada para la edad. Algunos ejemplos de disciplina apropiada para niños pequeños son el aislamiento personal durante el mismo número de minutos que la edad, o retirar temporalmente un juguete favorito.

Niños de edad preescolar: Tienen edad suficiente para sentir diariamente la ausencia de uno de los padres pero suelen ser demasiado jóvenes para comprender el motivo. Algunos pueden sentir incluso que hicieron algo para que el padre o madre los abandonara. En estos momentos, el niño puede mostrar comportamientos desafiantes como rabietas más frecuentes, negarse a hablar al padre o madre presente o portarse mal.
Lo que usted puede hacer:

  • Ofrézcale maneras saludables de expresar los sentimientos como colorear, dibujar y otros trabajos manuales. Explíquele que está bien extrañar al otro padre y respete sus sentimientos de confusión, miedo e incluso ira. Hágale saber que lastimar física o verbalmente a otro no es aceptable, ni siquiera si siente emociones fuertes. No fuerce al niño a hablar con el padre o madre ausente. Ofrézcale otras maneras de comunicarse, como grabar un vídeo o mensajes de audio. Puede incluso ayudarle a escribir una carta o dibujar.

Niños de edad escolar: La mayoría de estos niños son suficientemente maduros como para comprender en forma básica el despliegue y muchos sienten orgullo por tener al padre o la madre en las fuerzas armadas. Por su mayor madurez, los niños de edad escolar son susceptibles de sentir el mismo estrés que el otro adulto durante el despliegue. Esto incluye preocuparse por la seguridad del padre ausente.El estrés puede causar dolores de cabeza, de estómago, malhumor, interrupciones del sueño, irritabilidad o poca energía.
Lo que usted puede hacer:

  • Aunque el niño pase períodos en que le resulta difícil ir a la escuela, participar en actividades extracurriculares e incluso hacer tareas de la vida diaria, sigue siendo importante que mantenga las expectativas y responsabilidades. Hable con su niño sobre lo que siente y no tenga miedo de compartir sus propios sentimientos. Mantenga y comparta una actitud positiva con respecto a la seguridad y el bienestar del padre o madre desplegado y la resiliencia de su familia. Limite la exposición a los medios de comunicación que puedan aumentar la ansiedad. Asegure que el niño obtenga un descanso y una nutrición adecuados. Aliéntelo a llevar un diario, dibujar, practicar deportes o buscar otro canal sano para expresar los sentimientos.

Adolescentes: Muchos adolescentes se adaptan con rapidez al despliegue de un padre e incluso asumen algunas de sus funciones. A veces, puede parecer que el adolescente está manejando los cambios mejor que el padre o la madre presente. Este frente de “tranquilidad”, sin embargo, puede ocultar los sentimientos y la ambivalencia que tal vez sienta por dentro. La mayoría de los adolescentes tienen acceso a los medios y están informados de las realidades del despliegue. Su adolescente puede sentir una gran preocupación por la seguridad y el bienestar del padre ausente, y necesidad de proteger al padre que lo cuida. Tal vez trate de ocultar sentimientos de temor, soledad y enojo.
Lo que usted puede hacer:

  • Mantenga las líneas de comunicación abiertas y tómese tiempo para hablar todos los días e interesarse genuinamente por su vida. Este vínculo facilitará las conversaciones difíciles y abrirá la puerta para que su adolescente confíe en usted y le diga cómo se siente. Pregúntele cómo está y qué ha oído acerca del despliegue. Ayúdele a mantener una actitud positiva con respecto la seguridad y promueva su capacidad para afrontar dificultades durante el despliegue.

Recursos adicionales
Libros infantiles y recursos para niños afectados por un despliegue: Lista de recursos para padres, libros infantiles, kits para niños y familias y sitios web con recursos útiles.
Helping children cope with deployment (Ayuda para niños para afrontar un despliegue, de la Administración de Veteranos de Guerra): Recurso para padres con información y consejos sobre qué esperar de niños que se enfrentan al despliegue de un padre, cómo hablar del tema y signos para supervisar la forma en que su niño lo está procesando.
Planning for deployment with young children (Cómo preparar a niños pequeños para un despliegue): Un folleto de Fleet and Family Support Centers of Hampton Roads con consejos e ideas para que los padres ayuden a preparar a niños antes y durante un despliegue.
Military OneSource: Recurso en línea para familias que afrontan un despliegue. Cubre una amplia variedad de temas relacionados.
Defense Centers of Excellence: Recurso en línea para padres y familiares sobre cómo ayudar a los niños antes, durante y después del despliegue de un padre.
Deployment and children (Los despliegues y los niños): Consejos para ayudar a un hijo durante el despliegue de uno de los padres.
Coping with separation (Cómo afrontar una separación): Información para padres de niños que están lidiando con un despliegue; incluye reacciones comunes a cada edad y estrategias para ayudar a los niños.
Despliegue: Your children and separation (Sus niños y la separación): Información para ayudar a un hijo durante una separación de uno de los padres a causa de un despliegue, incluyendo signos de angustia y aspectos positivos de la separación.


category_61.jpg