Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo ser un padre deportista

No importa ganar o perder

Los pediatras calculan que el noventa por ciento de los niños a quienes atienden participan en deportes organizados. De hecho, el deporte ayuda a los niños a desarrollar habilidades sociales importantes y a beneficiar su estado físico. Todos hemos escuchado decir: ‘No importa ganar o perder, lo importante es cómo se juega el partido’. Sin embargo, para muchos padres, en los deportes "hay que ganar ". Según el Comité sobre Medicina del Deporte y el Buen Estado Físico de la Academia Estadounidense de Pediatría, “las expectativas poco realistas de los padres pueden provocar consecuencias psicológicas negativas en los gimnastas de elite jóvenes". Si usted es un padre o madre deportista, asegúrese de que su hijo/a sepa que el deporte es para divertirse, relacionarse con amigos y mantener el buen estado físico.

Lo importante es cómo se juega el partido

  • No obligue a su hijo a participar. Anime a su hijo/a a hacer un deporte, ya sea gimnasia, fútbol o basquetbol porque la actividad física le hace bien, como también le hace bien relacionarse con otros niños de su edad. Sin embargo, esté atento/a a las habilidades e intereses de su hijo/a. A menudo, los niños que no son buenos en algo en particular se desalientan. Si su hijo/a lo disfruta, anímelo/a a que haga el deporte durante algún tiempo, pero no lo/a obligue. Esté atento a las acciones positivas, como ser un buen compañero de equipo, y elógielas. También es posible que los niños pierdan interés en una actividad rápidamente o quieran empezar a hacer una actividad nueva en la que participan sus amigos. Es recomendable que su hijo elija uno o dos deportes y termine la temporada o el año. Los deportes implican un compromiso de tiempo y recursos de los padres, por eso tenga en cuenta cuánto puede dar.
  • El tono que usted usa determina la actitud de su hijo/a. Cuando su hjo/a vuelve a su casa después de un partido, su primera reacción puede ser preguntarle si ganó o si metió un gol. En lugar de preguntarle eso, pregúntele si se divirtió o cómo jugó el equipo. Recuérdele que lo importante es que se esforzó e hizo todo lo que pudo.
  • Haga críticas constructivas. Es natural cometer errores en cualquier actividad. Dígale a su hijo/a que no está mal cometer errores. Enséñele cómo puede aprender de los errores y que el resultado final de ganar, perder o meter un gol no es tan importante como el hecho de haber participado. Es igual de importante jugar de defensor o ayudar a otro compañero de equipo a hacer un gol.
  • Haga hicanpié en el trabajo en equipo. Una vez más, elogie a su hijo/a por ser buen compañero/a de equipo. Como padre, usted puede dar el ejemplo con respecto al trabajo en equipo y fomentarlo. Para ello, respete a los entrenadores y a otros directivos, sugiérale al equipo de su hijo/a que felicite a sus rivales, independientemente de si han ganado o perdido, y elogie a todos los niños del equipo de su hijo/a.

Para obtener más consejos para entrenadores, padres y jugadores de deportes juveniles, visite el sitio: www.masshockey.com/Effort/ y entérese de cómo fomentar el juego limpio, la diversión, la oportunidad, el respeto y el trabajo en equipo.


default.jpg