Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Los adolescentes y la música
Cómo ayudar a su hijo/a adolescente a desarrollar intereses sanos y significativos

Ayudando a su hijo/a a encontrar intereses sanos y a participar en actividades positivas, usted le estará ayudando a descubrir cosas sobre sí mismo/a que definen y dan forma a su identidad. Los intereses y las aficiones ayudan a los adolescentes a desarrollar la autoestima y la confianza, y también a construir relaciones importantes con amigos que comparten los mismos intereses. Estas aficiones podrían acabar convirtiéndose en pasiones para el resto de su vida, e incluso en profesiones. Además, si es su hijo/a quien define sus propios intereses, es menos probable que acabe aburriéndose y que lo presione a usted para hacer algo. Los adolescentes aburridos siempre están buscando algo "interesante" que hacer, cosa que puede conducir a problemas. Aunque no compartan los mismos intereses, ayude a su hijo/a, antes de la adolescencia, a desarrollar intereses sanos mostrando aprecio por sus intereses personales, animándole a dedicarles tiempo y expresando su admiración cuando haya logrado algo que él/ella sienta que es importante.

Su hijo y la música

Desde el principio mismo de la música moderna, ésta siempre ha ocupado un lugar importante en la vida de los adolescentes. Cada generación siente su música como suya, muy adentro y, cuanto más radical, mejor. Siente que es incomprendida por los padres. Los padres de hoy pueden estar seguros de que sus hijos adolescentes oyen de promedio entre 3 y 4 horas de música al día, y las chicas suelen escuchar aproximadamente media hora más que los chicos.

  • Permita que su hijo le explique cuál es su música y sus artistas favoritos. ¿Las letras son realmente tan malas, o son simplemente una manera más chocante de decir algo?
  • Hable con su hijo/a acerca del uso de lenguaje peyorativo o posiblemente inapropriado en la música. Ser chocante es una estrategia para vender canciones y popularizar a artistas, pero no es la manera apropiada de hablarnos o tratarnos entre nosotros.
  • Si tiene problemas con el volumen de la música, indíquele a su hijo/a que hay que bajar el volumen a ciertas horas o que puede comprarse unos auriculares. Destaque también que escuchar música demasiado fuerte es dañino para la audición.
  • Si el gusto musical de su hijo/a no coincide en absoluto con el de usted... bueno, ¿no se trata precisamente de eso? Cuéntele a su hijo/a que la música que usted oía tampoco agradaba a sus padres. Tenga sentido del humor.
  • No se queje ni diga cosas desagradables sobre el gusto musical de su hijo/a. Recuerde: la música es algo muy personal y de gran significado para un adolescente. Criticando su música solamente conseguirá distanciarse de él o ella.
  • Oriente a su hijo/a para que gaste el dinero en música de forma racional. Conciencie a su hijo del alto costo de la música (incluyendo la compra de los reproductores de MP3 y CD más modernos y la compra de música online) y de la necesidad de dosificar el gasto. Dígale que hay tiendas de CD de segunda mano.
  • ¡Lleve a su hijo/a y sus amigos/as a un concierto! O, simplemente, llévelos al concierto y recójalos después y preste atención a qué tan bien la pasaron.
  • Fomente el interés de su hijo/a por tocar música. Diversos estudios muestran que aprender a tocar un instrumento o cantar es beneficioso para el cerebro.
  • Hable con su hijo/a acerca de las celebridades y las payasadas de las estrellas del pop, a menudo indeseables. Como dijimos antes, ser chocante sirve para salir en los medios de comunicación y vender CDs. Ayude a su adolescente a entender que, aunque puede gustarle la música de una estrella, no es necesario estar de acuerdo con su comportamiento ni imitarlo.

default.jpg