Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo lograr que las reuniones de padres y maestros sean útiles para usted y su hijo/a

Según la Asociación Nacional de Padres y Maestros (PTA, por sus siglas en inglés), sólo uno de cada cuatro padres participan de manera activa en la escuela de sus hijos. Quizá le resulte imposible agregar una cosa más a su día tan ocupado; sin embargo, los estudios demuestran que cuando los padres participan en la educación de sus hijos, éstos generalmente obtienen mejores calificaciones y mejor puntaje en los exámenes, tienen mayor asistencia y autoestima, y mayor probabilidad de graduarse y de ir a la universidad. Asistir a las reuniones de padres y maestros es una buena manera de participar en la educación de su hijo/a. Durante las reuniones, usted y el/la maestro/a trabajan en equipo para hablar sobre las maneras en que ambos pueden ayudar a su hijo/a.  

Antes de la reunión

  • Haga una cita con la maestra or el maestro.   Muchas escuelas programan algunas reuniones de padres y maestros durante el año; sin embargo, usted puede programar otra reunión con el/la maestro/a de su hijo/a por cualquier motivo que sea. Si usted necesita programar una cita con el/la maestro/a, llámelo/a por teléfono o escríbale una breve nota e infórmele que necesita hablar de unos asuntos concretos. Si su horario de trabajo no le permite encontrarse con el/la maestro/a a la hora en que normalmente se hacen las reuniones de padres y maestros, hable con él/ella para programar un horario en que ambos puedan reunirse.
  • Hable con su hijo/a.   Averigüe qué materias le gustan más y qué materias le gustan menos. Pregúntele por qué. Además, pregúntele si quiere que usted hable de algo en particular con el/la maestro/a. Ayúdele a comprender que usted y su maestro/a se reunirán para ayudarlo/a. Si su hijo/a está en la escuela media o secundaria, es buena idea llevarlo/a a la reunión.
  • Recoja información de otras personas.   Si su esposo/a, otro adulto que cuida a su hijo/a o alguien que cuenta con información o conocimientos pertinentes (doctor, consejero, otro tutor) no puede ir a la reunión, pregúntele a esa persona qué preguntas e inquietudes tiene antes de la reunión.
  • Haga una lista.   Antes de ir a la reunión, haga una lista de los temas que quiere hablar con el/la maestro/a. Además de las preguntas sobre temas académicos y de conducta, es recomendable hablar con el/la maestro/a sobre la vida de su hijo/a en la casa, la personalidad, las inquietudes, los hábitos y los pasatiempos que tiene y otras cuestiones que pueden ayudar al/la maestro/a a trabajar con su hijo/a (p. ej.: días religiosos, clases de música, trabajos de medio tiempo, un pariente enfermo).

Durante la reunión

  • Cree una buena comunicación.   Para romper el hielo, destaque algo que el/la maestro/a haya hecho muy bien. Por ejemplo, agradézcale por haber escrito notas consideradas en la tarea de su hijo/a o por haberle dedicado tanta atención para ayudarlo/a a aprender a multiplicar.
  • Haga preguntas.   Las preguntas que usted haga durante la reunión pueden ayudarle a expresar las expectativas que usted tiene con respecto al/a a la maestro/a y al rendimiento de su hijo/a en clase. Es aconsejable hacer primero las preguntas importantes, en caso de que se agote el tiempo. Las respuestas del/de la maestro/a deberían ayudarlos a ambos a trabajar juntos para beneficiar a su hijo/a.
  • Hable sobre los problemas que existan.   Las reuniones de padres y maestros son un buen momento para hablar sobre problemas (ya sean académicos o de conducta) que su hijo/a puede estar teniendo en la escuela. Cuando existan problemas, evite enojarse o pedir disculpas, pregunte qué se está haciendo con respecto al problema y qué estrategias parecen dar resultado en la escuela. Elabore un plan de acción y programe una reunión para controlar cómo va todo.
  • Elabore un plan de acción.   Si su hijo/a necesita ayuda porque tiene problemas de conducta o académicos, usted y el/la maestro/a deben ponerse de acuerdo para elaborar un plan que ambos pondrán en práctica con el propósito de ayudar a su hijo/a a solucionar tales problemas. Asegúrese de que entiende lo que el/la maestro/a recomienda, y si no le queda claro, pídale aclaración. Elija una manera de controlar el progreso de su hijo/a. Usted y el/la maestro/a pueden decidir cuál es la mejor manera de mantenerse en contacto, ya sea mediante llamadas telefónicas, notas o reuniones adicionales.

Después de la reunión

Cuando hable con su hijo/a sobre la reunión, destaque las cosas buenas que trataron y sea directo con respecto a los problemas que detectaron. Si decidieron recurrir a un plan de acción, explíquele a su hijo/a en qué consiste. Una buena manera de fomentar una relación duradera con el/la maestro/a es diciendo "gracias" mediante una nota o llamada telefónica. Mantenerse en contacto con el/la maestro/a, aún cuando las cosas van bien, puede ser muy importante para ayudar a su hijo/a a que le vaya mejor en la escuela.

Para informarse sobre otras maneras de participar en la educación de su hijo/a, consulte el sitio web de la Asociación Nacional de Educación http://www.nea.org, o el sitio web de la Asociación de Padres y Maestros: http://www.pta.org


category_29.jpg