Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Empezar el jardín de infantes

¿Está su hijo/a preparado/a?

Si su hijo/a tiene cinco años o va a cumplir cinco años pronto, posiblemente usted se esté preguntando si es hora de inscribirlo/a en el jardín de infantes. Tradicionalmente, las escuelas se han basado principalmente en la edad para decidir si un/a niño/a está preparado/a para comenzar el jardín de infantes. Si bien la edad es importante, tanto los maestros de preescolar como los de jardín ahora también están evaluando diferentes habilidades y comportamientos para determinar si un/a niño/a está preparado/a para dar este paso.

Lo que los padres deben tener en cuenta

El preescolar es buena práctica. Los maestros de jardín de infantes recomiendan que los niños asistan al preescolar o a un jardín maternal por lo menos dos veces por semana, medio día, antes de empezar el jardín de infantes. El preescolar es distinto de la guardería porque ofrece actividades más estructuradas y educativas. Además de simplemente acostumbrarse a estar lejos de los padres, los niños de preescolar también aprenden a participar en actividades grupales, a interactuar con otros niños y a escuchar, comprender y seguir instrucciones. Su hijo/a debe ser capaz de quedarse sentado/a durante por lo menos 15 minutos cuando se sientan en círculo a leer un cuento o a charlar, de comprender el concepto de compartir y de llevarse bien con otros niños la mayor parte del tiempo.

El abecedario y los números. Se recomienda que cuando los niños comiencen el jardín sepan todas las letras y los números del uno al diez, que puedan escribir su nombre y reconocer y nombrar formas y colores. Sin embargo, el solo hecho de que su hijo/a no sepa el abecedario o no pueda contar hasta más de cinco no es motivo suficiente para no enviarlo/a al jardín. Debe tener muchas ganas de aprender, entusiasmo por "leer" y que le lean y poder contestar cuando se le pide que describa lo que le gusta o recuerda de una historia, suceso o actividad. Es recomendable que le lea a su hijo/a todos los días. Además, su hijo/a debe tener algunas habilidades de motricidad fina, como poder sostener un lápiz, un marcador o un crayón y usar tijeras.

Los maestros saben. Los maestros de preescolar generalmente se dan cuenta rápidamente si los niños están listos o no para ir al jardín de infantes porque saben cómo actúan en el entorno escolar. Si su hijo/a todavía llora después de que usted lo/a deja en el preescolar, es muy probable que no esté preparado/a para ir al jardín de infantes. No dude en pedirle opinión o consejo al/a la maestro/a de su hijo/a. Es posible que el/la maestro sugiera algo intermedio, como enviarlo/a a una sala de prejardín de una escuela pública. Además, asegúrese de visitar una sala de jardín de infantes a la que su hijo/a podría asistir. Hable con el/la maestro/a y observe cómo interactúan y se comportan los demás niños. Muchas escuelas ofrecen un horario en el que usted puede ir de visita con su hijo/a.

El desarrollo físico también es importante. Además de consultar a maestros de preescolar y de jardín de infantes, también puede preguntarle al/a la pediatra si le parece que su hijo/a está preparado/a para comenzar el jardín de infantes. Un/a niño/a que es más pequeño/a pero tiene buenas habilidades sociales e intelectuales puede estar listo/a para el jardín de infantes, mientras que un/a niño/a que tiene la edad justa quizá no esté preparado/a socialmente.

La independencia básica es fundamental. Si bien las letras y los números son importantes, hay otras cosas básicas que su hijo/a debe poder hacer por sí mismo/a antes de comenzar el jardín de infantes. Su hijo/a debe estar camino a la independencia. Aunque puede ser más fácil que usted le cuelgue el abrigo o lo/a ayude cuando va al baño, cuando empiece el jardín de infantes tendrá que hacerlo con poca ayuda o sin ella. Además, su hijo/a debe saber su nombre, el nombre de usted, su dirección y su número de teléfono. Estas son cosas que usted puede practicar con él/ella para ayudarlo/a a prepararse.

Conozca el sistema escolar.  Muchas escuelas comienzan a realizar recepciones escolares para padres de familia y alumnos (open houses) y a pedirles a los padres que completen un formulario de inscripción en enero o febrero. Si bien nunca es demasiado tarde para inscribir a su hijo/a en el jardín de infantes de una escuela pública, igualmente debe tratar de asistir a las reuniones y recoger formularios para averiguar sobre el trámite de inscripción y las fechas importantes. Probablemente usted quiera evaluar las escuelas entre las cuales elegirá, si es que hay más de una en su comunidad, y para eso es conveniente que asista a todas las recepciones para padres. Si no está seguro/a de si su hijo/a está preparado/a para ir al jardín, algunos sistemas escolares también ofrecen una evaluación. Aunque no la anuncien, pregunte si la hacen.

Los miedos del primer día. Una vez que haya inscripto a su hijo/a en el jardín de infantes, debe comenzar a prepararlo/a y a prepararse usted con tiempo para el gran acontecimiento. Asegúrese de llevarlo/a a visitar su sala del jardín de infantes. Muchas escuelas invitan a alumnos nuevos antes de que comience el año escolar. Esta es una gran oportunidad para que su hijo/a conozca a sus maestros e incluso para que ande en el autobús escolar. Pueden practicar ir caminando a la parada del autobús o a la escuela. Pida una lista de lo que su hijo/a necesitará para el jardín y elijan las cosas juntos, como una mochila, una carpeta o un recipiente para llevar el almuerzo. Practiquen la rutina unas semanas antes. Comience a despertarlo/a a la hora que deberá levantarse para ir al jardín y hagan todo lo que debe hacerse por la mañana, como vestirse y tomar el desayuno. Preparen el bolso juntos la noche anterior para que su hijo/a sepa lo que hay en él y dónde están las cosas.

Si su hijo/a no está preparado/a. Si su hijo/a no está preparado/ para ir al jardín de infantes, no se preocupe. Aunque ya tenga cinco años, es preferible esperar hasta que esté preparado/a académicamente, socialmente y emocionalmente para comenzar el jardín para que no tenga problemas más adelante. Si todos los amigos de su hijo/a van a comenzar el jardín de infantes, quizá sea conveniente sacarlo/a del preescolar y enviarlo/a al prejardín o a otra sala de preescolar para que no se sienta abandonado/a y excluido/a.

Para obtener más información, ingrese en: http://preschoolerstoday.com/resources/articles/kindergarten.htmo en: http://content.scholastic.com/browse/article.jsp?id=701.


category_29.jpg