Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Preguntar a los Expertos: La alfabetización del niño y la familia

Nuestros Expertos


Arlene Dale es especialista en alfabetización y participación familiar en el Departamento de Educación Primaria y Secundaria. También integra el Massachusetts Family Literacy Consortium, una organización dedicada a ampliar y fortalecer la alfabetización y el apoyo a las familias. Jennifer Whitehead  fue directora de servicios para niños de la biblioteca Clapp Memorial Library de Belchertown, Massachusetts. Antes de ser bibliotecaria, enseñó en centros de cuidado infantil y escuelas primarias. Es la orgullosa madre de dos varones de 12 y  14 años. Jean Ciborowski Fahey PhD es especialista en investigación sobre alfabetización temprana en “Reach Out and Read” y Directora de la Asociación para la lectura de South Shore Hospital.

La alfabetización del niño y la familia

1. Los padres solemos tener muchas obligaciones y poco tiempo. A veces es difícil encontrar tiempo para leer con nuestros hijos como nos gustaría. ¿Cómo pueden hacerse tiempo los padres de un hogar atareado para alentar la alfabetización de sus hijos y su familia?  

Jean: Para los recién nacidos y hasta la edad preescolar tan sólo cinco minutos de lectura diaria pueden tener un impacto favorable. Esto se debe a que los primeros años de desarrollo cerebral les ofrecen a los padres una oportunidad única, que nunca se repite de la misma forma, para promover el desarrollo de sus hijos. El cerebro del pequeño lector necesita interacciones frecuentes, cariñosas y juguetonas. La frecuencia de estas interacciones refuerza las conexiones cerebrales que ayudan a los niños a aprender el lenguaje. Para ayudar a nuestros niños a desarrollar conexiones cerebrales fuertes que sienten las bases para aprender a leer, el compromiso con una rutina de lectura diaria hace una gran diferencia. La lectura diaria puede convertirse en una rutina como la de cepillarse los dientes. La buena noticia es que a los bebés no les importa si usted les lee un libro infantil  bellamente ilustrado o la parte de atrás de una caja de cereal. Lo que quieren y necesitan es escuchar ritmos, sonidos y los tonos de las voces de sus seres queridos. Los niños pequeños y en edad preescolar, en cambio, no se cansan de oír sus libros favoritos a veces una y otra vez. Sí, la vida podrá ser muy ocupada. Pero si nos comprometemos a exponer a nuestros niños pequeños todos los días a libros, cuentos y materiales impresos, la recompensa en kindergarten será enorme.

Jennifer: Después de un día largo y ajetreado a veces me cuesta dormirme. Leer me despeja la mente y ajusta mi cuerpo lentamente para que yo pueda relajarme. Los niños sienten el estrés de un día ocupado igual que los adultos. Tener una rutina para ir a dormir les facilita las cosas para todos. Leerle por unos minutos a un niño a la hora de acostarse no además de aumentar la alfabetización familiar ayuda al niño a relajarse y conectarse con su madre o padre. Hay muchos cuentos divertidos a la hora de dormir pero cualquier libro con imágenes que ustedes dos disfruten juntos funcionará de maravilla. El niño empezará a apreciar este tiempo especial compartido y será aun más fácil acostarlo, porque percibirá este momento como una oportunidad para estar con usted en lugar de solo. Al principio en los días ajetreados puede parecer una carga, pero pronto verá que le ahorra tiempo y se convierte en uno de sus momentos favoritos del día. Por supuesto, habrá noches en que usted no tiene tiempo para leer. Cuando esto ocurra, hay muchas actividades que puede hacer para impulsar la alfabetización. Trate de leerles a sus niños a la hora del baño, escuchen libros en audio mientras prepara la cena o conduce el automóvil, o lleve libros en la bolsa de pañales para leer mientras que esperan en una cita o viajan en transporte público.

Arlene: Los padres pueden tener una gran influencia en el desarrollo del lenguaje de sus hijos incorporando actividades de alfabetización a sus rutinas diarias. Es importante recordar que alfabetización significa no sólo leer sino hablar, escribir, cantar, contar cuentos e iniciar conversaciones. Usted tal vez esté haciendo esto ya con su hija o hijo sin darse cuenta de que son actividades de alfabetización. Estas son algunas actividades que usted puede hacer para promover y elevar el nivel de alfabetización:

  • Al conducir un vehículo o caminar, busquen y hablen de los carteles que ven. Lea las señales de tránsito, los letreros de las tiendas y las vallas publicitarias. Trate de inventar juegos como: ¿Cuántos carteles tienen la letra “m”?  ¿Cuántas veces puedes encontrar la palabra “Stop”?  ¿Cuántas palabras empiezan con la misma letra que tu nombre? 
  • Converse con su niño lo más posible. Haga preguntas que inicien la conversación como “por qué”, “cómo”, “cuéntame cómo fue tu día”, “cuál fue la parte favorita” o “cuéntame un sueño que hayas tenido”.
  • Canten juntos, por ejemplo, canciones con rimas. ¡Recuerde las que usted cantaba en su infancia!
  • Cuando se preparen para ir a comprar comestibles hagan la lista juntos, en la tienda lean las etiquetas o señales y deje que su niño ayude a seleccionar los productos.
  • Ya sea si su niño hace garabatos, pinta con los dedos o dibuja figuras con palitos, ¡el arte es una forma divertida de promover la alfabetización! Pídale a su hija o hijo que le explique en detalle su obra.

2. A veces, los padres se sienten incómodos leyéndoles en voz alta a sus hijos por diferentes razones. Además de leer, ¿qué actividades pueden hacer los padres para promover la alfabetización familiar?  ¿Dónde pueden encontrar recursos para mejorar las habilidades de alfabetización de los adultos en el hogar?

Jean: Cuando yo era madre soltera con una niña pequeño, una actividad que hacíamos para promover la alfabetización familiar era contar cuentos. A veces le contaba alguna historia real de cuando yo era niña y otras veces, cuando estaba de humor juguetón, inventaba historias locas y divertidas en el momento. Pero a mi niña las historias que más le gustaban eran las que eran acerca de ella. Yo empezaba con Érase una vez y luego procedía a relatar las actividades habituales del día, como despertarse, comer Cheerios, ir juntos a la guardería, echarse de menos durante el día, irla a buscar, verla sonreír, pasear al perro, cenar y acostarnos a dormir, FIN. En lugar de leer, los padres pueden contar cuentos (sobre todo historias personales) para aumentar el vocabulario y desarrollar la capacidad de razonamiento. Pero, más importante aún, esto crea una cercanía especial entre padre e hijo.

Otra actividad favorita nuestra era una que llamábamos, El libro del lenguaje. A los 4 años a mi hija le encantaban las etiquetas coloridas de las cajas de cereal y de otros productos para el hogar. En lugar de tirar los envases vacíos, cortábamos las etiquetas y las pegábamos una o dos veces por semana en un álbum de recortes enorme. Luego yo la animaba a escribir sobre lo que veía. La escritura de un niño de cuatro años de edad suele combinar garabatos verticales y letras al revés. Y cuando terminaba de escribir le pedía que me leyera su historia y que mirara cómo yo transcribía textualmente sus palabras en un espacio en blanco en la página del álbum, cerca de la etiqueta. Al ver sus palabras  “escritas” esta actividad inspira el lenguaje creativo de los niños. La cantidad de vocabulario que esto genera le sorprenderá. Cada semana añadíamos otra etiqueta y otro relato y yo observaba con asombro la velocidad con que avanzaban sus habilidades de lenguaje escrito y oral.

Los padres y las personas que cuidan a los niños pueden encontrar recursos para mejorar sus habilidades de alfabetización en sus bibliotecas locales, en el Massachusetts Family Literacy Consortium ( www.doe.mass.edu/familylit ) y en la Massachusetts Literacy Foundation. (www.massliteracy.org). Además, en Massachusetts, hay un gran programa de educación básica para  las personas subeducadas y los inmigrantes adultos. Esto es muy importante porque un estudio de más de 4.000 familias de Los Ángeles mostró que una manera de mejorar el rendimiento académico de los niños pequeños era... ¡potenciar la capacidad de alfabetización de la madre y las otras personas encargadas del cuidado! 

Jennifer: Los libros en audio han evolucionado mucho. Hay libros en CD para niños de todas las edades y en las bibliotecas públicas se pueden conseguir gratis. Muchos vienen en un kit con el libro y el CD para que los padres los miren con sus hijos en su regazo. Las bibliotecas también tienen CD-ROM con libros interactivos. Algunas tienen incluso bases de datos gratuitas, como Tumblebooks, que le permiten interactuar con el libro en la computadora de su casa. Con los libros en audio, además de que el niño se divierte con los cuentos, usted aprende técnicas para leerle a él o ella.

Si su hogar es bilingüe, ¡muchos libros infantiles están empezando a publicarse en dos idiomas! Por ejemplo, cada página tiene palabras escritas en español y en inglés. El desarrollo de las habilidades de lectura y el amor por los relatos es algo que puede ser inspirado por cualquier libro. Hay libros ilustrados hermosos y muy creativos sin palabras que pueden ayudar a los padres a contar un cuento a partir de las imágenes al mismo tiempo que le enseñan a los niños a dar vuelta las páginas, a leer de izquierda a derecha y a comprender y predecir lo que sucederá. Pida ayuda a un bibliotecario para encontrar libros que le ayuden a sentirse más cómodo leyéndole a su niño. Tal vez pueda ofrecerle algunos consejos útiles también. Además, use la función de subtitulado de su televisor para promover la capacidad de reconocimiento de letras y palabras. La investigación ha demostrado que en países como Suecia los niños aprenden a leer un año antes que en Estados Unidos porque están más expuestos a las palabras escritas que oyen.

Arlene: Si un padre se siente incómodo leyéndole en voz alta en voz alta a su hija o hijo, puede usar su imaginación para inventar un cuento en su propio idioma que acompañe las imágenes de cualquier libro. Pida a su bibliotecario una lista de libros sin palabras. La alfabetización puede adoptar muchas formas: hablar, escribir, cantar, contar cuentos, trabajar con números y formas y construir cosas, dibujar, usar rimas. Aun actividades como cocinar pueden servir para promover la alfabetización. Puede leer la receta, contar y medir con su niño y luego podrán disfrutar juntos de una plato delicioso. La clave es dedicarle tiempo a su niño. ¡Hágalo de una manera que sea fácil y divertida para usted!

En el video “Storytime: How to Share Books with Your Child”, desarrollado por la organización “Raising a Reader” de Massachusetts, encontrará consejos para leerles a los niños ( http://tinyurl.com/RaisingaReaderMA-StoryTime

Si en su hogar hay adultos que desean mejorar sus habilidades de lectura y escritura, la Línea gratuita de alfabetización de adultos de Massachusetts (1-800-447-8844) puede dirigirlos a programas de educativos que ofrecen asesoramiento individual, así como clases en grupos pequeños y en el aula. Además, el Departamento de Educación Primaria y Secundaria (Department of Elementary and Secondary Education, DESE) subvenciona programas educativos gratuitos para adultos en todo el estado a través de su Unidad de Servicios Educativos para Personas Adultas y la Comunidad. Si una persona no tiene las habilidades esperadas de un graduado de escuela secundaria, puede recibir servicios aun si tiene un diploma de high school. Para localizar programas financiados por el Departamento de Educación Primaria y Secundaria puede llame a la línea gratuita o busque en el Directorio de Educación Adulta Básica en Massachusetts donde los programas están clasificados por ciudad y agencia: http://acls.doemass.org

3. Los libros para niños puede ser caros. ¿Cómo pueden acceder los padres con presupuestos limitados a una buena selección de materiales que promuevan el amor por la lectura y el aprendizaje de sus hijos? 

Jean: Mi hija  recibió su primera tarjeta de la biblioteca los 3 años. Íbamos allí a menudo y animábamos a sus abuelos a que hicieran lo mismo cuando ella los visitaba cada semana. Les pedimos a nuestros amigos y familiares que consideraran regalarle libros para su cumpleaños y para las fiestas. Recibimos contentos todo tipo de libros que ahora nos traen recuerdos felices de haberlos leído juntos ( “Animals, Animals” , poesías de Eric Carle y las historias maravillosamente ridículas del Dr. Seuss). Como nos dimos cuenta que le gustaba coleccionar libros, le hicimos espacio para sus libros en el estante más abajo de la sala de estar.

También sacamos prestados de nuestra biblioteca local muchísimos libros en audio, que son una forma maravillosa de ayudar al niño a que entienda el ambiente de cada historia. Escuchábamos juntas los ruidos de cascos del caballo y el sonido de la lluvia y el viento tempestuoso . Ella esperaba la señal para dar vuelta las páginas y, aunque era demasiado joven para leer, podía conectar la historia con cada imagen.

Además, el sistema nacional de atención pediátrica distribuye libros nuevos gratis a niños de 6 meses a 5 años de edad. Si su hija o hijo es uno de los miles de niños de Massachusetts que ve a un médico de “Read Out and Read”, recibirá un libro nuevo gratis por cada un chequeo y los padres recibirán consejos para leer en voz alta (ver: www.reachoutandread.org).

Jennifer: Las bibliotecas son gratuitas y tienen mucho más que libros, hay música, DVD, revistas, computadoras, programas y a menudo pases a museos. También es maravilloso tener algunos libros propios. Pídalos de regalo y aproveche las ofertas en las librerías y los libros de segunda mano. Algunas escuelas tienen clubes de libros donde se consiguen por apenas uno o dos dólares.

Y durante el verano las librerías y bibliotecas suelen patrocinar programas de lectura y muchas les regalan un libro a los niños al terminar el programa. Cuando tenga una pequeña colección de libros propios, organice intercambios con vecinos y amigos.
Arlene: Tenemos la gran suerte  de tener bibliotecas públicas que ponen una amplia gama de materiales y recursos a disposición de las familias. Vaya con regularidad a la biblioteca con sus hijos y haga que sea una experiencia de aprendizaje divertida. Es maravilloso que los niños vean que tienen muchísimos libros disponibles sobre una amplia variedad de temas. Saque libros prestados para usted también. Usted le da el ejemplo a su niño, sus acciones le transmiten el mensaje de que leer es algo divertido y especial.

Y recuerde que muchas bibliotecas tienen programas de narración de cuentos, canto y otras actividades divertidas. Algunas bibliotecas ofrecen incluso kits y bolsas de libros para llevar prestados a su hogar. Generalmente incluyen un libro y una actividad de alfabetización divertida relacionada con el tema, con instrucciones para que los padres la hagan con sus hijos en su casa. Y si tiene acceso a una computadora, hay sitios web con libros que pueden leerse en línea.

4. Con la población cada vez mayor de familias bilingües que hablan inglés como segundo idioma, ¿cómo pueden ayudar los padres a sus hijos a desarrollar habilidades de alfabetización en inglés y en su lengua materna?  ¿Cómo pueden criar los padres a sus hijos para que sean bilingües y también buenos lectores? 

Jean: Criar a un niño bilingüe, le da un beneficio adicional a su cerebro. Cuando los niños son pequeños tienen una gran capacidad para aprender más de un idioma y saltar de uno a otro. Como resultado del bilingüismo temprano, los niños aprenden de otros dominios. Se alienta a los padres a leer, contar historias y conversar con sus hijos en su lengua materna. Cuando los niños entran al kindergarten, hace una diferencia que todos los maestros, especialmente los de educación temprana monolingüe, adopten estrategias específicas para apoyar el idioma que se habla en el hogar. Y a medida que los niños bilingües aprenden en clases dictadas en ambos idiomas, todos los niños se beneficien, ¡hasta los hablantes nativos de inglés!  Cuando el materno idioma se mantiene en el hogar y es apoyado por los educadores en el aula, los niños bilingües terminan hablando fluidamente ambas lenguas.

En los siguientes sitios web encontrará más maneras de promover la alfabetización:
http://ncld.org/in-the-home/supporting-learning-at-home/especially-for-young-children/building-literacy-every-day
http://www.readwritethink.org/parent-afterschool-resources/


category_29.jpg