Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
La educación especial: perspectiva general

Lo que los padres deben saber

Usted, como padre o madre, tiene la responsabilidad de promover un ambiente de aprendizaje que responda a las necesidades de su hijo/a para que pueda tener éxito en la escuela. Si se ha diagnosticado que su hijo/a tiene una discapacidad de aprendizaje, o si usted sospecha que podría tenerla, es importante que usted como padre o madre sepa el funcionamiento del sistema de educación especial, ya que usted es una parte importante del equipo de educación especial de su hijo /a. La ley que regula la educación especial de Massachusetts es reflejo de una ley Federal llamada Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA, Individuals with Disabilities Education Act). La información siguiente le ofrece una breve perspectiva general de cómo funciona el proceso de la educación especial y qué papel desempeña usted en él. Hay un gran número de normas y reglamentos, lo cual puede confundir a veces. Sin embargo, hay información para ayudarle a comprender el proceso y cómo funciona.

Conceptos básicos de educación especial para padres

Su papel como padre o madre. Como padre o madre, usted debe participar en cada etapa del proceso de la educación especial. Si su niño/a tiene más de 14 años de edad, él mismo o ella misma puede y debe ser parte de su propio equipo de educación especial. Sin embargo, hasta esa edad, usted es la voz de su hijo/a, y no debe tener miedo a expresar las metas y los sueños para el futuro que albergan tanto usted como su hijo/a. Tampoco tenga miedo a cooperar con los profesionales en la escuela y en la comunidad para ayudar a su hijo/a a lograr el éxito académico. Para más información acerca de la defensa de los intereses de su hijo/a, consulte la Ley de Wright: abogar por su hijo (Wright's Law: Advocating for Your Child).

Por dónde empezar. Si su niño está teniendo problemas en la escuela, empiece por hablar con su maestro. Son varias las cosas que podrían estar afectando su desempeño. Podría tener una discapacidad de aprendizaje. Quizá en casa hay un problema que afecta su concentración. Tal vez tenga un problema de audición o de visión o en el aula haya algo que le moleste. Usted puede encontrar soluciones para enfrentar estas situaciones, por ejemplo sentar al niño/a en otro sitio, comunicarse con más frecuencia con su maestro o informarle de qué cosas usted hace en casa para atraer la atención del niño o la niña. O bien, simplemente, puede que su hijo necesite ayuda adicional en algunas áreas específicas. Reúnase con el maestro unas semanas después para ver si su hijo/a está mostrando mejoría. Si no hay mejoría o si el problema parece grave, entonces tal vez sea la hora de hablar con los responsables de la escuela acerca de iniciar el proceso de educación especial. Como padre o madre, usted puede pedir una evaluación de las necesidades de educación especial de su hijo/a en cualquier momento. Aunque la escuela proponga mantener a su niño/a en el mismo grado por un año más, es aconsejable que usted solicite desde ya la evaluación para diagnosticar el problema. Según la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares, hay pocas situaciones en las que sea beneficioso mantener al niño o la niña en el mismo grado, y esto no elimina la necesidad de enfrentar las dificultades que tiene su hijo/a.

La evaluación de necesidades de educación especial. Usted, un profesor u otro empleado de la escuela puede solicitar que se evalúen las necesidades de educación especial del niño o la niña. Pida quien pida esta evaluación, en todos los casos es imprescindible el consentimiento de los padres para que la evaluación pueda hacerse. Esta evaluación determinará si su hijo tiene una discapacidad, de qué tipo, si puede aprender eficazmente en un aula "normal" y si requiere de servicios especiales para facilitar su aprendizaje. Antes de la evaluación, usted puede pedir hablar con el profesional de la escuela que corresponda acerca de lo que implica esta evaluación, para prepararse usted mismo/a y para preparar a su hijo/a. En las evaluaciones puede tenerse en cuenta el testimonio de los padres, las observaciones del maestro, una entrevista con el niño o la niña y sus destrezas en las áreas de lectura, matemáticas, lenguaje y desarrollo emocional/del comportamiento. La evaluación debe realizarse en un plazo de 30 días hábiles a contar desde su consentimiento; los miembros del Equipo de evaluación deben reunirse para hablar sobre los resultados en el plazo de 45 días desde la evaluación. Este Equipo deberá estar formado por usted, como mínimo uno de los profesores habituales de su hijo/a (y al menos un profesor de educación especial, si corresponde), alguien que interprete los resultados y explique los servicios necesarios, alguien que conozca los servicios y recursos disponibles a nivel local, y cualquier otra persona que usted o la escuela quiera invitar. Usted puede traer a un amigo o algún profesional para defender sus intereses. Si necesita un intérprete, pida a la escuela que le consiga uno para esta reunión y las posteriores, si las hubiera. En esta reunión se decidirá si su hijo/a es elegible para recibir servicios de educación especial. Si su niño/a no es elegible para recibir servicios de educación especial, usted aún puede ser capaz de conseguir ayuda para él o ella de otras formas, como la contratación de un tutor o consultar a un experto en comportamiento infantil. Usted también tiene derecho a apelar la decisión de la escuela de que su hijo/a no es elegible para recibir estos servicios.

El ABC de un IEP. Si se considera que su hijo/a es elegible para recibir servicios de educación especial, el Equipo mantendrá una reunión para elaborar un Plan de Educación Individualizada (IEP). El IEP es un contrato entre usted y la escuela acerca de la educación especial y las adaptaciones que brindarán a su hijo/a. El IEP es revisado y, si es necesario, modificado por el Equipo al menos una vez al año. El IEP incluye la información siguiente:

  • El futuro que usted desea para su hijo/a
  • Resumen de los resultados de la evaluación de su hijo/a
  • Adaptaciones necesarias para que su hijo/a pueda seguir el currículo de educación general
  • Las necesidades educativas de su hijo/a más allá del currículo general (necesidades comunicativas, intervención en el comportamiento y otro tipo de asistencia).
  • Metas anuales, objetivos para lograrlas y puntos de referencia para medir los progresos.
  • La prestación de servicios. Qué servicios necesita su hijo/a para alcanzar las metas.
  • A más tardar 45 días después de su consentimiento a la evaluación, se le proporcionará una copia del IEP, y usted dispondrá de 30 días para revisarlo y firmarlo. Usted puede aceptar o rechazar el IEP, y debe firmarlo en cualquiera de los dos casos. Si está de acuerdo con las conclusiones y los servicios descritos en el IEP y decide aceptarlo, su niño/a puede comenzar a recibir los servicios de inmediato. Si no está de acuerdo con el IEP, los servicios no serán prestados hasta que haya un consenso al respecto. También puede aceptar ciertas partes del IEP pero rechazar otras, en cuyo caso las partes aceptadas se pondrán en práctica de inmediato. Si usted no está de acuerdo con los resultados de la evaluación, tiene derecho a que su hijo/a se someta a una evaluación independiente. Si sus ingresos económicos lo hacen elegible, tal vez el distrito escolar tenga la obligación de pagar la totalidad o una parte del costo. Después de la evaluación independiente, el Equipo debe reunirse de nuevo para debatir los nuevos resultados y examinar todos los resultados en conjunto para tomar una decisión.

    Si su hijo/a sigue considerándose inelegible y usted decide apelar esta decisión, lo primero que puede hacer es reunirse con el administrador de educación especial de la escuela o del distrito. Usted también puede optar por presentar una queja, que será estudiada por el personal de Aseguramiento de la Calidad de Programas, en el Departamento de Educación. O bien puede ponerse en contacto con la Oficina de Apelaciones de la Educación Especial (BSEA). La BSEA es informada de todos los IEP rechazados y ofrece a los padres diversas opciones, como la mediación o una audiencia.

    Una vez que el niño o la niña empiece a recibir los servicios de educación especial, usted deberá recibir un reporte de sus progresos con la misma frecuencia con la que la escuela distribuya las tarjetas de reporte. Al mismo tiempo la escuela puede dar calificaciones y tarjetas de reporte para que usted vea los progresos de su hijo/a en el currículo común. Durante la elaboración del IEP deberá decidirse cómo será evaluado su hijo/a.

    Los derechos básicos de su hijo/a. De acuerdo con las leyes federales, incluso los niños que necesitan educación especial tienen derecho a una Educación Pública Apropiada y Gratuita (FAPE, Free and Appropriate Public Education). Esto significa que todo niño tiene derecho a la educación pública, sin costo alguno para la familia, incluso si tiene una discapacidad de aprendizaje, un impedimento físico o cualquier otra condición que pueda interferir en su educación. La mayoría de los niños con discapacidad tienen derecho a participar en las mismas oportunidades académicas y extracurriculares que los demás niños. Además de la FAPE, la ley federal exige que todo niño que tenga una discapacidad sea educado en el ambiente menos restrictivo (LRE, Least Restrictive Environment) que le permita progresar satisfactoriamente. Esto significa que todo estudiante con discapacidad debe ser educado con sus compañeros, en el mismo ambiente que si no tuviera esa discapacidad, siempre y cuando sea posible, incluso si son necesarias ciertas adaptaciones. Si se determina que el estudiante no podría marchar bien en ese ambiente, entonces se debe optar por el ambiente menos restrictivo donde brindarle una educación con los servicios necesarios. Si desea leer una explicación detallada del proceso de educación especial y su participación en el mismo, eche un vistazo a "A Parent's Guide to Special Education" ("Guía para padres acerca de la educación especial"), una publicación del Departamento de Educación de Massachusetts (DOE) y la Federación para Niños con Necesidades Especiales (FCSN).

    Para obtener más información y recursos, visite www.doe.mass.edu/sped.

    Este artículo ha sido revisado por la Dra. Betsy Busch, MD


    category_32.jpg