Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
La seguridad en el patio de recreo

Un lugar seguro donde jugar

Si usted le pregunta a su hijo/a qué es lo que más le gusta de la escuela, probablemente le responda: "¡El recreo!". Es importante que los niños se mantengan activos, jueguen al aire libre y liberen la energía que acumularon durante el día de escuela y también después. Los patios de recreo son un lugar genial para eso. Sin embargo, los juegos defectuosos, las superfices peligrosas y la falta de supervisión adecuada pueden provocar lesiones. Cada año, se atiende a más de 200.000 niños en las salas de emergencias de los hospitales por lesiones sufridas en el patio de recreo. Las escuelas están ocupándose de estos problemas mediante la elaboración de reglas de seguridad para jugar al aire libre, tanto en el patio de recreo como fuera de este. También hay algunas cosas que usted debe tener presente y transmitir a otras personas que cuidan a su hijo/a con respecto al juego en el patio de recreo y alrededor de este.

Consejos para jugar al aire libre y no lastimarse

  • Conozca las reglas. Según la cantidad de espacio al aire libre que haya, la cantidad de alumnos y las limitaciones de personal, la escuela de su hijo/a puede restringir los juegos a los que pueden jugar los alumnos en el patio de recreo. Los juegos como "corre que te pillo" (tag) y los deportes no supervisados, como el "balón prisionero" (dodgeball), se están prohibiendo cada vez más debido a las lesiones que causan. Averigüe cuáles son las reglas del patio de recreo de su escuela y explíqueselas a su hijo/a. Si su hijo/a quiere llevar un balón, una soga para saltar u otro objeto para jugar con los amigos, asegúrese de pedir permiso a la escuela primero.
  • Averigüe sobre la supervisión de los niños cuando juegan.   La mejor manera de disminuir el número de lesiones en el patio de recreo es mediante una supervisión adecuada. El "Programa Nacional para la Seguridad en el Patio de Recreo" (National Program for Playground Safety) aconseja que se supervise a los niños cuando juegan en los juegos de exterior, tanto en los que se encuentran en su casa como en la comunidad o en la escuela. Los adultos a cargo deben ser capaces de guiar a los niños para que usen los juegos del patio como corresponde. Además, deben saber responder a emergencias adecuadamente. Asegúrese de que se supervise en todo momento a su niño/a mientras juega en el patio de recreo, tanto dentro como fuera de la escuela.
  • Sepa cuáles son los juegos adecuados para la edad de su niño/a.   La "Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo" (Consumer Product Safety Commission) exige que se separen los juegos para los niños de entre 2 y 5 años y para los niños de entre 5 y 12 años. También se recomienda que se divida a los niños según el grupo de edad: Pre K, grados K a 2do., grados 3ero. y 4to. y grados 5to. y 6to. La mayoría de las escuelas dividen el juego al aire libre por grados. Si lleva a su hijo/a al patio de recreo, asegúrese de que juegue en juegos que pueda usar comódamente. Anime a su hijo/a a usar los juegos de manera adecuada y a turnarse con otros niños. Tenga cuidado con la ropa que puede quedar atrapada en un juego o con la que su hijo/a puede tropezarse, como cordones desatados, capuchas o cintas para ajustar las prendas.
  • Verifique los juegos.   Antes de permitirle a su hijo/a jugar en los juegos, inspeccionelo para asegurarse que sean seguros. También eche un vistazo al área que los rodea. Revise los juegos para asegurarse de que no estén dañados o rotos. Esté atento/a a los objetos que puedan causar lesiones, como vidrios rotos, piedras, excremento de animales o escombros. Según el "Programa Nacional para la Seguridad en el Patio de Recreo", la superficie de un juego debe ser de materiales blandos o sueltos que puedan amortiguar una caída, como astillas de madera o goma.
  • Sepa cómo responder.   Incluso una caída desde un pie (30 cm) de altura puede provocar quebraduras o conmoción cerebral. Si su hijo/a se lastima mientras juega en el patio de recreo, revíselo/a con atención para ver si tiene moratones. Si no está seguro/a de cuánto se ha lastimado su hijo/a, llévelo/a al médico pediatra o a una sala de emergencias. Si le parece que su hijo/a puede tener una lesión en la cabeza o en el cuello, o si parece tener una quebradura y tiene miedo de moverlo/a, pida ayuda médica.

    Para obtener una lista de todo lo que debe verificar en el patio de recreo, consulte la página web de la "Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo" (Consumer Product Safety Commission) entrando en: http://www.cpsc.gov


category_31.jpg