Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Lo que los padres deben saber sobre la agresión escolar

A los adultos o los niños muchas veces les resulta difícil reconocer o definir la agresión escolar (bullying). Una pelea entre amigos o hermanos o un juego brusco entre niños con igualdad de poder es un "conflicto", no una "agresión". La agresión se da cuando una persona o un grupo de personas usan intencionalmente su poder para lastimar, asustar, amenazar o excluir a otra persona.

La intimidación afecta a los testigos también

Según la encuesta nacional KidsHealth KidsPoll de 2004, entre un grupo de 1.200 niños de entre nueve y trece años:

  • el 86% manifestó que había visto cómo alguien era agredido en la escuela;
  • el 48% manifestó que había sido agredido en la escuela; y
  • el 42% admitió haber agredido a otros niños en la escuela.

La agresión puede producirse en cualquier lugar; sin embargo, normalmente ocurre en la escuela. La agresión escolar no sólo afecta a los niños y adolescentes que agreden o son agredidos, sino también a los niños y adolescentes que están mirando lo que ocurre, es decir, a los "testigos" de la agresión.

Existen seis tipos de agresión escolar:

La agresión emocional implica excluir a los demás de las actividades o contar chismes y divulgar rumores sobre una persona. Este tipo de agresión es más sutil y es común especialmente entre las niñas.

La agresión física se trata de una agresión más "visible", como pegar, patear, tirar del pelo e incluso amenazar con hacer daño físico.

La agresión verbal incluye insultar, burlarse continuamente, ofender, humillar o hacer bromas sobre otra persona y reirse de ella, es decir, "reirse de alguien" en lugar de "reirse con alguien".

La agresión racial consiste en hacer comentarios racistas, hacer gestos ofensivos o burlarse de la cultura de una persona.

La agresión sexual consiste en el contacto físico no deseado, bromas, comentarios o palabras obscenas sobre partes sexuales del cuerpo, en burlarse sobre la inclinación sexual de una persona o en divulgar rumores sobre actividades sexuales. (Un término más común para este tipo de agresión es "acoso sexual").

La agresión cibernética se trata de acosar mediante el envío o publicación de imágenes, mensajes o amenazas hirientes en correos electrónicos, mensajes instantáneos (conocidos como IM en inglés), salas de chat, sitios web de interacción social (como MySpace), o mediante el envío de mensajes de texto o fotos por teléfonos celulares. A diferencia del resto, este tipo de agresión generalmente se realiza de manera anónima. La oficina del Fiscal General de Massachusetts brinda consejos a los padres sobre cómo controlar la agresión cibernética. Haga clic aquí o entre en: http://www.ago.state.ma.us/sp.cfm?pageid=986=1709.

¿Quiénes agreden y por qué lo hacen?

A veces las personas suponen que sólo los varones agreden porque, según el Comité de los Niños, ellos tienden a emplear métodos más visibles de agresión, como golpes, peleas y amenazas, mientras que las niñas tienden a utilizar métodos menos visibles, como la exclusión de las personas o la divulgación de rumores. En resumidas cuentas, tanto los niños como las niñas agreden y normalmente lo hacen utilizando uno de los seis tipos de agresión.

La agresión escolar puede ser una forma de mal comportamiento en respuesta a una situación difícil que se intenta sobrellevar. Los "agresores escolares" (bullies) pueden estar pasando por una situación difícil en su casa o pueden haber aprendido este comportamiendo porque ellos son víctimas de agresión o abuso. Los agresores escolares generalmente tienen una autoestima baja y eligen agredir a aquellos que son diferentes por un motivo u otro. Los niños o los adolescentes pueden agredir para lograr aceptación, destacarse entre sus compañeros o sentirse dominantes.

¿Cuáles son las consecuencias de la agresión escolar?

La agresión escolar no debe tomarse a la ligera, ya que puede tener graves consecuencias para todas las personas implicadas (el agresor, el agredido y el testigo). El Comité de los Niños informa que:

  • los niños que son víctimas de agresión escolar son más propensos a tener problemas académicos y a sufrir trastornos psicológicos en el futuro;
  • los niños que son víctimas de agresión escolar son más propensos a tener una autoestima baja y a sufrir de depresión, ansiedad e inseguridad, incluso hasta la edad adulta;
  • los niños que agreden en la escuela son más propensos a ser rechazados entre sus compañeros, lo cual cobra cada vez más importancia en el desarrollo social de los niños a medida que entran en la adolescencia; y
  • los niños que agreden en la escuela y continúan con esa conducta cuando son adultos tienen más dificultad para construir y mantener relaciones positivas.

category_31.jpg