Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Reuniones de juego para su hijo/a de preescolar

Reuniones de juego para su hijo/a de preescolar

Los grupos de juego y las reuniones de juego son excelentes para usted y su hijo/a. Su hijo/a se divertirá, desarrollará habilidades sociales jugando con otros niños e incluso jugará y experimentará con otros juguetes que quizá no tenga en su casa. Usted también se beneficiará con el contacto con otros padres. Si programa reuniones de juego con otros padres, formará una red de padres importante que le hará bien y le será útil. Mientras los niños juegan, usted puede relajarse un poco y disfrutar las conversaciones con los adultos. Pueden intercambiar consejos sobre la crianza de los niños y hablar sobre los desafíos que deben afrontar como padres. Además, es posible que usted tenga respuestas para las preguntas de otros padres y que ellos tengan respuestas para sus preguntas. Recuerde que entre padres pueden ayudarse y apoyarse muchísimo.

Consejos sobre los grupos y las reuniones de juego

  • Comience con familiares y amigos que tienen niños de casi la misma edad. Contáctese con la biblioteca local, el centro comunitario, la iglesia, la sinagoga o la mezquita para averiguar si ofrecen actividades y eventos para padres y niños. Cualquiera de estos lugares es genial para conocer a otros padres y familias.
  • El patio de recreo local es un lugar al que normalmente van familias. Allí usted puede conocer a otros padres que están interesados en ir a reuniones de juego o en formar un grupo de juego.
  • Tenga en mente que los padres pueden tener más de un/a niño/a y que a veces necesitarán traerlos a todos a la reunión de juego. Por eso, asegúrese de preguntarles con anticipación.
  • Haga planes para que los niños se diviertan. Prepare algunas actividades para entretenerlos, como manualidades. Según la actividad que usted haya preparado, es posible que los niños necesiten supervisión y ayuda de los adultos, así que esté listo/a para colaborar.
  • Si piensa darles una merienda durante la reunión de juego, verifique si son alérgicos a algún alimento y si hay cosas que no tienen permitido comer.
  • Fije un horario. Al principio, organice reuniones de juego cortas para ver si los niños se llevan bien. Si lo hacen, puede comenzar a alargar las reuniones de juego, pero recuerde fijar un horario de finalización porque los niños pueden ponerse fastidiosos (y eso indica que es hora de ir a casa).
  • Túrnese con otros padres para organizar reuniones de juego.
  • Hable de situaciones difíciles y de cómo los padres normalmente las manejan, por ejemplo, el lenguaje inapropiado o las peleas por un juguete.
  • Recuerde que el propósito de una reunión de juego es que los niños lo pasen bien. Si su niño/a está enfermo/a o está sufriendo de ansiedad por separación, quizá sea buena idea esperar para ir a una reunión de juego.

category_33.jpg