Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Los niños lloran: Tenga un plan para prevenir el Sindrome del Bebe Sacudido

Información sobre el Sindrome del Bebe Sacudido

El Sindrome del Bebe Sacudido (en inglés: Shaken Baby Syndrome, SBS) es el nombre de una lesión provocada al cerebro de un/a niño/a como consecuencia de una sacudida fuerte que le da otra persona, ya sea un/a niño/a o un adulto. Los músculos del cuello de un/a niño/a no son suficientemente fuertes para sostener bien la cabeza. Durante una sacudida fuerte, el cerebro golpea el interior de la cabeza, lo cual provoca hinchazón, hemorragia y presión en el cerebro. Estas lesiones pueden provocar daño cerebral, sordera, ceguera, convulsiones, problemas de aprendizaje y del habla, parálisis o la muerte. Un bebé que ha recibido una sacudida fuerte puede manifestar letargo, irritabilidad, vómitos, incapacidad de succionar o tragar, pérdida del apetito, convulsiones, dificultad para respirar, pérdida del conocimiento, incapacidad de concentrarse o incapacidad de moverse.

Consejos para prevenir el Sindrome del Bebe Sacudido

  • Prepárese para escuchar llorar a su niño/a. Es normal que los niños lloren y que lo hagan durante aproximadamente tres horas por día o más. A veces, su bebé no dejará de llorar, ni siquiera cuando usted haya atendido todas sus necesidades. Para tranquilizar a su niño/a, puede intentar distintas cosas, por ejemplo, camine con él/ella, cántele, háblele o llévelo/a a pasear en el cochecito o en el automóvil. Si nada parece calmar a su bebé, verifique si tiene síntomas de alguna enfermedad o llame a su médico.
  • Hable sobre el Sindrome del Bebe Sacudido con las demás personas que cuidan a su bebé.  Hable con todos los adultos que cuidan a su bebé, incluido/a su esposo/a, los abuelos, los hermanos y las niñeras o el personal de la guardería, incluso si cuidan a su bebé sólo por unos minutos. Comuníqueles las maneras en las que usted ha descubierto que su bebé se calma, incluso de qué manera le gusta a su bebé que lo sostengan, en qué condiciones duerme mejor y de qué manera usted lo tranquiliza. Pregúntele a la niñera o al personal de la guardería cómo calman a los bebés cuando lloran. Para obtener más consejos, consulte la hoja informativa de OneToughJob sobre cómo elegir una guardería o servicios de cuidado infantil.
  • Conózcase.  Reconozca cuando usted se está sintiendo frustrado/a, cansado/a, enojado/a o agobiado/a por el llanto del bebé. Si su bebé no deja de llorar y usted se siente muy frustrado/a, acuéstelo boca arriba en la cuna y váyase de la habitación durante varios minutos para recuperar la calma.
  • Llame a alguien para que lo/a ayude. A veces, cuando su bebé llore mucho, usted necesitará apartarse de él durante más de algunos minutos. Incorpore esto en su plan; avísele a sus familiares y amigos que usted podría llamarlos cuando necesite ayuda. Llámelos para que vayan a su casa y cuiden a su bebé mientras usted se toma un descanso más largo. También es buena idea unirse a un grupo de apoyo para padres. Esto puede ayudarlo/a a normalizar sus sentimientos de frustración y a aprender técnicas que usan otros padres para calmar a sus bebés. Si usted pensó en sacudir a su bebé, comuníquese con un consejero o trabajador social, o llame a la línea gratuita de ayuda para padres estresados, disponible las 24 horas del día, al tel.: (800) 632-8188. Si usted sospecha que alguien pudo haber sacudido a su bebé, llame inmediatamente a emergencias médicas o a su médico.

category_42.jpg