Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Nunca deje a un/a niño/a solo/a en un automóvil, ni siquiera un minuto cuando hace calor

Si deja a un/a niño/a solo/a en un autómovil, incluso un rato, corre el riego de deshidratarse, de lastimarse o de que lo/a rapten.

Los padres u otras personas que transportan niños no deben, en ningún momento del año, dejarlos solos en el automóvil, ni siquiera un minuto. Todos tenemos vidas muy agitadas. Los padres están ocupados tratando de hacer recados y terminar todo en poco tiempo, pero deben detenerse y pensar en lo que es realmente importante: el bebé, el/la niño/a y su seguridad y bienestar. No importa cuán estresante haya sido el día, el/la niño/a siempre debe estar primero.

Durante los meses cálidos de primavera, verano y otoño, los niños que están solos en un automóvil corren mayor riesgo de sufrir acaloramiento. Un día de 70 grados Fahrenheit, incluso con las ventanas del automóvil apenas bajas, la temperatura del interior de un vehículo puede superar los 120 grados Fahrenheit (48 grados centígrados) en 20 minutos y los 150 grados Fahrenheit (65 grados centígrados) en 40 minutos. Según el Centro de Control de las Enfermedades de EE.UU., los bebés y los niños que recién empiezan a caminar son más propensos a sufrir lesiones relacionadas con el calor en los vehículos. El 82 por ciento de las muertes por este motivo se da en niños menores de 3 años.

El verano pasado, una madre de Massachusetts dejó a su hijo de dos meses y a su hija de dos años en el automóvil mientras ella iba a una tienda. Uno de los niños se desmayó por el calor que hacía dentro del coche, pero los transeúntes pudieron sacar a ambos niños del vehículo antes de que el daño fuera irreversible.

Recuerde que el calor es peligroso para su bebé y su niño/a, incluso los días no muy cálidos.

  • El interior de los coches, incluso con los vidrios bajos, puede llegar a temperaturas muy peligrosas.
  • Un día de 70 grados Fahrenheit, el interior de un coche llega a los 120 grados Fahrenheit (48 grados centígrados) en solo 20 minutos.
  • Después de 40 minutos, el interior del coche alcanza los 150 grados Fahrenheit (65 grados centígrados).
  • En estas circunstancias, los bebés y niños se deshidratan, se acaloran y pueden desmayarse o, lo que es peor, morirse.
  • Los bebés y los niños corren mayor riesgo.
  • Según el Centro para el Control de las Enfermedades de los EE.UU, el 82% de las muertes por lesiones relacionadas con el calor dentro de un vehículo ocurrió en niños menores de 3 años.
  • No deje a un/a niño/a solo/a en un coche los días calurosos o cálidos.
  • Todos tenemos vidas agitadas, pero debemos proteger a los niños.
  • Nunca deje a un bebé o a un/a niño/a solo/a en un coche.
  • Llévelo/a siempre con usted cuando haga recados o visite amigos.
  • Comunique esta regla y esta información a las demás personas que transportan a sus hijos: a su esposo/a o pareja, a la niñera, al personal de la guardería y a otros familiares.

Recuerde, su hijo/a es su prioridad, por eso es fundamental que usted se encargue de su seguridad.


category_42.jpg