Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Los niños alérgicos
Información sobre las alergias

Ciertos alimentos, mascotas o partículas del aire que normalmente son inofensivas para muchas personas, a veces pueden causar una reacción en otras, la cual se conoce como alergia. Las reacciones alérgicas se producen cuando el cuerpo libera sustancias químicas porque no le gusta algo que la persona come, bebe, toca o respira. Una de las enfermedades crónicas más comunes en los niños y adultos es la alergia. Las alergias generalmente se manifiestan cuando los niños son pequeños. Generalmente se heredan de los padres, por eso, si usted sabe que sufre de alguna alergia, es conveniente que lleve a su niño/a al médico para que le hagan una prueba de alergia. Aunque generalmente las alergias no se curan, pueden controlarse muy bien.

Cómo controlar la alergia de su hijo/a

Información básica sobre las alergias. Las alergias más comunes en los niños son las alergias a los alimentos (entre ellos, leche, huevos, mariscos, frutos secos, soja y trigo) o las alergias transmitidas por el aire (polvo, polen, moho y mascotas). Los niños pueden ser alérgicos a más de una cosa. Las reacciones alérgicas abarcan desde reacciones leves, como congestión o estornudos (generalmente causados por alergias transmitidas por el aire) hasta sarpullidos (causados por alergias a los alimentos o a las mascotas) y reacciones más graves, como vómitos, diarrea o dificultad para respirar (causados por alergias a los alimentos o transmitidas por el aire).

Las alergias se manifiestan pronto. Las alergias pueden manifestarse pronto. Darle a a su bebé solamente leche materna durante al menos los tres primeros meses es la mejor manera de protegerlo de las alergias a la leche y posiblemente de otras alergias. De hecho, los pediatras recomiendan evitar darle a su hijo/a leche de vaca hasta los12 meses, huevos hasta los 18 meses y frutos secos hasta los tres años. Sin embargo, vestigios de leche y de otros alimentos a los que los niños pueden ser alérgicos, como maníes o huevos, pueden pasar en pequeñas cantidades por la leche materna. También se recomienda que comience a darle alimentos nuevos y sólidos a su bebé uno por vez y en pequeñas cantidades durante algunos días. Si su bebé tiene algún tipo de reacción anormal, como vómitos, diarrea o sarpullidos, llame a su pediatra.

Diagnóstico y prueba de alergia. Además de las reacciones más visibles mencionadas anteriormente, existen otros síntomas que pueden indicar que su hijo/a sufre de alergia, probablemente de alergia ambiental. Algunos de ellos son: congestión nasal constante, infecciones de oído frecuentes o resfríos frecuentes que parecen durar mucho tiempo. Es importante que le mencione estos síntomas al pediatra, porque si su hijo/a respira continuamente por la boca durante los primeros años, puede modificarse la manera en la que crecen los huesos blandos de la cara y la manera en la que le salen los dientes, lo cual puede causar problemas dentales y de otro tipo en el futuro. Los médicos pueden hacerles una prueba de alergia a los niños. Aunque estas pruebas también pueden hacerse a los bebés, son más confiables en los niños mayores de dos años. La prueba de alergia alimentaria y ambiental es una prueba en la piel que no es muy dolorosa y no lastimará a su hijo/a.

Cómo prevenir una reacción alérgica. La mejor manera de controlar las alergias de su hijo/a es haciendo todo lo posible para que no entre en contacto con las cosas a las que es alérgico/a. Si su hijo/a es alérgico/a a ciertos alimentos, asegúrese de leer los ingredientes de los alimentos que come porque pueden contener pequeñas cantidades de aquellos que le causan alergias. Enséñele a su hijo/a a recordar que debe decir en la escuela, en la guardería o en la casa de un amigo o familiar que es alérgico/a a ciertos alimentos. Además, encárguese usted mismo/a de comunicar esta información en la escuela de su hijo/a. Si su hijo/a tiene reacciones alérgicas graves a algún alimento, como los frutos secos, muchas escuelas se adaptan convirtiendo el aula en un lugar "libre de frutos secos" y pidiéndoles a los demás que no traigan nada que contenga frutos secos. Si su hijo/a tiene alergias transmitidas por el aire que se manifiestan cuando hay partículas suspendidas en el aire, lo más importante que puede hacer es mantener su casa limpia y seca. No deje que las mascotas entren en el cuarto de su hijo/a, mantenga las ventanas cerradas todo lo que pueda y use aire acondicionado. Si usted tiene aire acondicionado, debe cambiarle los filtros por lo menos una vez al año. También puede comprar un purificador de aire para su casa. Evite tener plantas naturales en su casa, incluso árboles de Navidad. Si su hijo/a es alérgico/a al polvo, también puede comprarle fundas especiales para la almohada y el colchón. Evite la ropa de cama de plumas. Cámbiele la ropa a su hijo/a despues de que haya estado afuera. Si su hijo/a tiene alergia ambiental, a veces se le pueden dar inyecciones que ayudan a disminuir los síntomas de la alergia y a mantenerla controlada.

El tratamiento de las alergias. Si bien no existe una cura para las alergias, pueden tratarse cuando se produce una reacción. En el caso de las alergias a los alimentos y los insectos, las reacciones pueden tratarse con una dosis inyectable de epinefrina (también se lo conoce como "epi-pen" porque se parece a un bolígrafo), un medicamento que hace desaparecer la reacción alérgica. Usted puede llevar esta inyección a todas partes, y si su hijo/a es lo suficientemente grande, puede aplicársela él/ella mismo/a. Asegúrese de que el maestro de su hijo/a y/o la enfermera de la escuela sepan sobre la inyección y puedan conseguirla si es necesario. Si su hijo/a tiene alergias ambientales, la reacción más común es que tenga dificultad para respirar. Su médico puede recetarle un inhalador para que lo use cuando le falte el aire o cuando usted u otras personas noten que lo necesita. Con cualquier tipo de reacción alérgica, aunque pueda tratarla con una epi-pen o un inhalador, siempre debe llevar a su hijo/a al médico inmediatamente para asegurarse de que está bien. Usted, su hijo/a, el personal de la escuela de su hijo/a, de la guardería y de cualquier otra actividad o lugar al que su hijo/a vaya deben saber a qué es alérgico/a, qué síntomas indican que está sufriendo una reacción alérgica y cómo actuar adecuadamente.


category_40.jpg