Página de Inicio English Version
Attention: open in a new window. PrintE-mail
Cómo divertirse sin congelarse: La seguridad al aire libre durante el invierno

El maravilloso invierno

 

Los niños pasan mucho tiempo al aire libre durante los meses de invierno. Si su hijo/a va a estar al aire libre, ya sea para esperar el autobús o hacer un muñeco de nieve, tenga cuidado con la ropa que lo/a deja salir. Las temperaturas bajas pueden ser bastante perjudiciales para los niños. Por eso, a continuación le damos algunos consejos para mantenerlos abrigados, secos y saludables este invierno.

Consejos para que su hijo/a se divierta al aire libre de manera segura

Abrigue a su hijo/a. Si su hijo/a va a salir a jugar o a esperar el autobús, el frío puede afectarle mucho. Para mantener a los niños secos y abrigados, debe vestirlos con varias prendas finas de ropa. La Academia Norteamericana de Pediatría recomienda vestir a los niños con una prenda más de las que usted se pondría. Asegúrese de que su hijo/a salga con un gorro que le cubra las orejas (el 50% del calor corporal se pierde por la cabeza) y que use botas impermeables con suficiente espacio para mover los dedos de los pies. Si su hijo/a va a salir a jugar afuera y podría mojarse, evite vestirlo/a con ropa de algodón, ya que el algodón no absorbe la humedad ni se seca tan fácilmente como otras telas. Asegúrese de que su hijo/a entre en la casa cada tanto para cambiarse los accesorios mojados, como guantes, gorros y medias. Cuando vaya a la escuela, a la casa de un/a amigo/a o a clases de esquí, mándelo/a con varios accesorios para que pueda cambiarse. Si está soleado y va a pasar tiempo al aire libre, póngale protector solar. El sol, especialmente cuando se refleja en la nieve, puede causar quemaduras también en invierno.

Evite la hipotermia. Si su hijo/a va a jugar al aire libre, asegúrese de que entre en la casa cada tanto para calentarse, y póngale un límite de tiempo para estar afuera. La hipotermia se produce cuando la temperatura corporal de un/a niño/a desciende por debajo de lo normal. Generalmente ocurre cuando hace muchísimo frío y los niños juegan afuera durante periodos largos de tiempo sin la ropa adecuada. Los síntomas de la hipotermia son: temblores, cansancio, torpeza y discurso lento e incoherente. Si piensa que su hijo/a puede tener hipotermia, póngale ropa abrigada, envúelvalo/a con mantas y llévelo/a al médico.

Evite el congelamiento. El congelamiento se produce cuando la piel, especialmente la de los dedos de las manos, de los pies, de las orejas y de la nariz, se congela, se pone pálida, grisácea o se ampolla, lo cual causa ardor o entumecimiento. Si piensa que su hijo/a tiene síntomas de congelamiento, coloque las partes afectadas en agua tibia (no caliente) o póngales agua tibia con una toalla. No frote las partes congeladas. Abrigue a su hijo/a con ropa seca y mantas y déle una bebida caliente. Si el entumecimiento continúa, llévelo/a al médico.

Tenga cuidado con los deportes de invierno. El invierno llega una vez al año y algunas actividades son demasiadas divertidas como para no participar en ellas. A continuación enumeramos algunas cosas que debe tener cuenta antes de dejar salir a su hijo/a a hacer estas actividades.

  • Patinar sobre hielo. Tanto los niños como los adultos deben patinar solamente en áreas aprobadas para el patinaje. Antes de andar en el hielo, busque carteles que indiquen que es seguro patinar. Es preferible patinar en pistas públicas cubiertas o descubiertas, incluso si están llenas de gente, que patinar en lagos y lagunas privadas. Siempre se debe vigilar a los niños cuando estén sobre el hielo y ponerles ciertas reglas, como patinar en una dirección específica. Para evitar lesiones y caídas, asegúrese de que su hijo/a use patines de su talla que le resulten cómodos.
  • Esquiar y hacer snowboard. Antes de participar en estos deportes de invierno, los niños deben tomar clases con un instructor capacitado. La Academia Norteamericana de Pediatría recomienda que los niños menores de 7 años no hagan snowboard. Asegúrese de que su hijo use un casco y tenga un equipo que le quede bien y no esté flojo ni roto. Los niños deben esquiar o hacer snowboard solamente en los cerros que no les presenten dificultades y en lugares donde no haya hielo. También se recomienda que tanto los niños como los adultos usen cascos.
  • Andar en trineo. Aunque andar en trineo es divertido, gratis y generalmente se hace cerca de casa, es peligroso si no se toman ciertas precauciones. Los niños no deben andar en trineo cerca del camino principal. Además, las superficies sobre las que anden deben estar despejadas de todo tipo de obstáculos, como las cercas. Tenga cuidado con las manchas de hielo que hay debajo de la nieve. Siempre debe vigilar a los niños mientras andan en trineo y controlar que anden con los pies hacia adelante o sentados para evitar lesiones en la cabeza.
  • Jugar en la nieve. Si bien es divertido y creativo hacer castillos de nieve y guerras de bolas de nieve, los niños deben jugar en un lugar seguro donde los conductores puedan verlos. Además, siempre deben estar vigilados por un adulto. Los castillos de nieve y los túneles de nieve pueden derrumbarse y asfixiar a los niños, las bolas de nieve pueden ser duras y tener hielo, lo cual puede provocar lesiones. No le impida a su hijo/a divertirse durante el invierno. En cambio, enséñele a divertirse en la nieve de manera segura.

Para obtener más información, consulte los consejos de seguridad para el invierno de la Academia Norteamericana de Pediatría: American Academy of Pediatrics’ Winter Safety Tips.


category_43.jpg